0
julio 5, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Unasur, ¿un reclamo con dignidad o un concurso de improperios?

Hasta el cierre de este análisis no teníamos detalles de la reunión de Unasur en Cochabamba, en respaldo a Evo Morales tras el incidente que libró con cuatro de los países europeos (Portugal, Francia, Italia y España).

De una manera fija estaba anunciada la presencia de varios presidentes de la región sudamericana cuyo afán es darle su apoyo a su homólogo boliviano, quien a su vez, aprovechando la escena ha dicho que “no basta una disculpa, estuve prisionero en Viena (la capital de Austria)”.

El alcance de los términos de Evo podrían tener un giro parecido al 20-S, cuando el presidente ecuatoriano dijo que los policías le tenían secuestrado en el Hospital de la Policía. Decimos podrían tener ese giro, no para ridiculizar al Mandatario del altiplano, sino para encontrar una coincidencia, que en cuanto a credulidad de sus interlocutores pueden haber los que creen a pie juntillas lo que dice Morales, o pueden haber los que consideran que está exagerando.

Se había conocido que Austria fue el único país que se ofreció a prestar sus cielos y su aeropuerto para que llegue la nave presidencial boliviana. Seguramente la intervención del Mandatario paceño contribuirá a conocer detalles a profundidad sobre su accidentado periplo, tras asistir a una cumbre de los países mineros en Rusia.

Evo Morales sufrió la sospecha de que transportaba en el vuelo Moscú-La Paz al prófugo estadounidense Edward Snowden. Una actitud humillante proferida por los cuatro países europeos, algunos de los cuales (Francia y España) ya se anticiparon a pedir disculpas, aunque bien se sabe que Evo no quiere solamente disculpas.

La presencia en Cochabamba de Cristina Kirchner (Argentina), Rafael Correa (Ecuador), Nicolás Maduro (Venezuela), José Mujica (Uruguay) y Dési Bouterse (Surinam), que junto al anfitrión (Morales) suman una fuerte corriente de crítica, protesta y condena a los países europeos, puede tener un resultado fructífero en tanto Evo y sus huéspedes realicen una manifestación firme y a la vez sobria, con exhortaciones válidas y comprensibles, pero no un show lleno de improperios y adjetivos descalificadores que solo servirán para que se cree una mayor distancia entre los manifestantes y los países a los que se consideró someter a calificación por su negativa a que el avión presidencial boliviano cruce su espacio aéreo.

Se conoce que Rafael Correa estuvo gestionando una cumbre de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), en clara demostración de que él y su Canciller, Ricardo Patiño están adoptando un papel protagónico en la Región. Pero, Correa hasta el cierre de este artículo no logró que los presidentes Dilma Rousseff (Brasil), Ollanta Humala (Perú), Sebastián Piñera (Chile) y Juan Manuel Santos (Colombia) decidan asistir al acto de Cochabamba. Paraguay no va por estar suspendida de Mercosur.

Es menester que el presidente ecuatoriano dé manifestaciones de querer poner en escena actitudes serias, posiciones maduras. Una reunión que no signifique el aislamiento de Ecuador y sus socios del entramado internacional, que en todo caso pese a la crisis concede la correspondiente importancia a los cuatro países europeos que actuaron en el presunto agravio, por lo que es difícil por ejemplo que Brasil rompa con Portugal , Francia o Italia, países con los que tiene fuertes nexos.

Es muy difícil que Colombia y Chile decidan, por la ofensa a Evo, dejar sin cordón umbilical sus fuertes relaciones con España e Italia, e interrumpan relaciones culturales, comerciales y productivas.

Abogamos porque no se repita una experiencia así, ni nada que tenga carga discriminatoria, pero a la tirantez europea no vamos a anteponer la bofetada latinoamericana, el baile sobre la bandera extranjera. Hay que esperar un tiempo prudencial y a la vez breve para saber cuál es la posición de los cuatro países europeos.

Evo conminó a los embajadores europeos a que expliquen el por qué de la actitud de sus países, respecto a su ruta aérea, pero creemos que esa información no podría haber sido procesada ayer. Es decir, aún esos embajadores necesitan de la información de sus gobiernos centrales, no pueden contestar a las exigencias de Morales “inmediatamente” sin consultar sobre los sucesos en territorio europeo

Click to share thisClick to share this