0
marzo 22, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Quiebra del Banco Territoria, pesadilla a lo crisis de 1999

Hay que empezar señalando que no estamos culpando de la situación del Banco Territorial al jefe de Estado. Pero, resulta irónico que en campaña Rafael Correa anticipó que “de ganar la Presidencia Guillermo Lasso, volverá la etapa de cierres de bancos y feriados bancarios”. Lo que está ocurriendo no es exactamente ese panorama de un agorero del desastre, pero resulta a todas luces extraño que un miembro de la banca, que se entiende tuvo ganancias notables en 2012 haya cerrado sus puertas y se estén agolpando en sus puertas decenas y centenas de angustiados acreedores.

El cierre de la entidad financiera sorprendió a muchos ecuatorianos. En Guayaquil, la regional del IESS tiene depósitos en el Territorial y el Director de la Sucursal señala que “vamos a tener problemas, pero no afectará el pago de pensiones”.

Un grupo de ciudadanos perjudicados por el quiebre anunciado del Banco Territorial se hallaba en los exteriores de la matriz,en las calles Pedro Pablo Icaza y Panamá, en el centro de Guayaquil. Dijeron que no se moverían “hasta tanto no nos den una convincente explicación o mejor una solución”.

“Queremos que alguien se haga responsable y que ese documento se pegue en esta pared (en el frente del edificio), para saber a quién dirigirnos”, decía un señor de unos 56 años, que es uno de los centenares de manifestantes que no saben a qué atenerse, mientras el panorama del banco afectado por el cierre no se aclare.

La tarde del martes la “reconfortante” noticia que habían recibido los frustrados clientes es de que había sido detenido el gerente general del Banco Territorial, Raúl Fernando Sánchez, lo que a su juicio aceleraría los arreglos entre banca y depositantes.

El Banco Territorial se halla cerrado desde el lunes 18 de este mes de marzo, es decir el primer día de esta semana. El gerente General, Raúl Fernando Sánchez Rodríguez de 54 años, fue detenido al día siguiente al salir de su oficina ubicada en la ciudadela Urdesa.

El fiscal del Guayas, Paúl Ponce, confirmó la detención de Sánchez, a fin de que rinda declaraciones sobre la supuesta insolvencia de la entidad bancaria y su posterior cierre, ordenado por la Junta Bancaria, el lunes.

Se indicó que el funcionario fue llevado a la Unidad de Flagrancia del Cuartel Modelo en Guayaquil, en donde esperará hasta la audiencia de formulación de cargos que se realizó ayer miércoles.

A Sánchez Rodríguez se lo acusa de peculado, al igual que a Pietro Zunino Anda y de ser culpables podrían recibir de 8 a 12 años de reclusión por este delito.

Para los 1500 jubilados que tienen sus cuentas en esta entidad bancaria, Agustín Ortíz, director regional del IESS, dijo que podrán acercarse a partir del medio día de mañana a las oficinas del seguro social, presentando la cédula original y la copia, además de la libreta de ahorros, para cobrar sus pensiones, en las que está incluido el décimo cuarto sueldo (en el caso de los pensionistas costeños).

A los mismos afectados del IESS se les explicará posteriormente “el procedimiento para cambiar de cuenta para que puedan recibir sus rentas. Deben elegir una entidad bancaria de su confianza para realizar allí los depósitos”.

Pedro Solines, el superintendente de Bancos, indicó que la entidad financiera tiene 79 mil clientes, de los cuales 78.500 poseen depósitos de menos de 31 mil dólares.

De acuerdo a la lista de depositantes, el 99,3% de los usuarios podrían recuperar el 100% de sus ahorros, pues los cubre la Corporación de Seguro de Depósitos (Cosede).

Por esta situación el Banco inicia un proceso de Quince días bajo la lupa de la Superintendencia. Pedro Solines, el Superintendente de Bancos, señaló que a partir del lunes, luego del cierre, la entidad pasará 15 días por “una exclusión de activos buenos y pasivos buenos del banco, para tratar de negociar ese banco con bancos del sistema financiero que están en buenas condiciones”.

Este proceso de revisión de activos y pasivos será realizado por la administradora temporal, Miriam Maldonado, posesionada por la Superintendencia de Bancos.

Solines explicó que para el público esto significará que “a lo mejor en quince días o antes de estos quince días, los clientes del banco pasarán a ser clientes de otros bancos que gozan de buena salud”.

El Superintendente mencionó que ya han mantenido conversaciones con dos potenciales compradores. No obstante, dijo que si no hay éxito en la venta, a partir del día 16 (a mediados de la primera semana de Abril), la Corporación de Seguro de Depósitos, que es una figura creada en el 2008, pagará a todos los clientes un monto máximo de 31 mil dólares”.

Actualmente la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero adopta este mecanismo para el resguardo del crédito y los depósitos bancarios.

Guardando las proporciones, nuevamente, como en los tiempos del feriado bancario, se vieron gestos de amargura y desesperación, en Guayaquil, Quito y otras sucursales del Banco Territorial, pues en algunos casos los depositantes tenían ahorros cuyos intereses les permitía supervivir “para no molestar a mis hijos”, según dijo una dama sesentona que aseguró tener en el Territorial nueve mil dólares.

Como no podía ser de otra manera, el cierre del Banco Territorial generó desconcierto y angustia en los clientes. José Antonio Plúas, quien recibía su quincena en una cuenta de la entidad, estaba preocupado porque no sabía cómo conseguirá el dinero para las gastos de su familia durante los siguientes quince días.

“Yo esperaba cobrar $ 150 de la quincena y otros $ 318 del décimo cuarto sueldo. Soy guardia de seguridad de un templo religioso. En su familia solo yo trabajo”. Las historias de ayer se repiten.

A fin de establecer su calidad de “Gobierno de las manos limpias”, ya se hacen movimientos de carácter depurativo. El fiscal general Galo Chiriboga anunció que la Fiscalía junto a la Superintendencia de Bancos encontró problemas financieros en el Banco Territorial sobre actividades relacionadas con el lavado de activos por lo "que se investiga a profundidad". Es decir, una investigación y unas declaraciones nada difíciles cuando el árbol está caído.

Click to share thisClick to share this