0
junio 28, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Nuevas agendas y nuevo mapamundi para los empresarios

Al presidente le encanta que su nombre sea reproducido en portadas y si son internacionales, mejor. Así verán todos, hasta los incrédulos, de que se trata de un líder planetario. El tema de Edward Snowden, el ex agente de la CIA en apuros por haber filtrado secretos de las estrategias estadounidenses, es tan serio que no hay cómo banalizarlo ni mirarlo como si fuera un “sketch”.

Pero sin duda las actuaciones correístas bizarras, heroicas y con ganas de dar un mensaje de soberanía al Mundo solo consiguen que no intervenga el superagente James Bond en esta trama, sino el súper torpe James Bont, que fue protagonizado a principios de los 70 por el comediante italiano Lando Buzzanca.

Tan importante es el caso Snowden, a la inversa de lo que ocurre con los intereses de nuestras fuerzas productivas y empresariales, que a Correa no se le ocurre otra cosa que echar por la borda el tratado preferencial arancelario que se supone encarna la Aptdea, pero que nadie “ose chantajear al gobierno ecuatoriano con el tema de los acuerdos preferenciales”.

Ya está tomada la decisión y muy pronto se verá si está hecho el mal. No es el Gobierno ecuatoriano el que tiene que padecer las competencias de precios en el mercado, son nuestros productos los que van a llegar con el pequeño obstáculo de no tener justamente precios competitivos.

Ayer, en Riobamba, la Federación Nacional de Cámaras de Industrias del Ecuador dejó de tratar la Ley de Comunicación y el informe sobre el desarrollo de la asamblea de la Asociación de Industriales Latinoamericanos, temas importantes que se encuadran en lo que ocurre al momento en el país. Dejaron esos temas porque la coyuntura (la renuncia unilateral del Ecuador a las preferencias arancelarias de los Estados Unidos, Atpdea), llevó a analizar este asunto en forma prioritaria.

Los ocho representes de las Cámaras de Industrias del Ecuador discutieron por varias horas previendo los efectos de esta decisión. La sesión se efectuó a puerta cerrada y las conclusiones se iban a publicar al cierre de esta edición.

El presidente ecuatoriano tiene que evaluar una razón de peso: que Estados Unidos es el principal socio comercial de Ecuador y una relación política equivocada nos puede llevar a perder mercados. A juicio del presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Ecuador, Blasco Peñaherrera, "fue irresponsable la decisión del Gobierno de renunciar a las preferencias arancelarias andinas (Atpdea, por su sigla en inglés). Peñaherrera, hijo del vicepresidente ecuatoriano del mismo nombre, considera que la actitud correísta está inspirada en intereses políticos, ideológicos y no en lo que debe estar basado las decisiones de un mandatario, que es en el bienestar de la gente".

Eso ya lo sospechábamos, pero Peñaherrera tiene que prepararse a tener nuevos socios internacionales. Correa, que justamente por su calidad de dueño de la incontinencia verbal, se irá cerrando puertas e impondrá una nueva agenda a los empresarios y planteará un nuevo mapamundi comercial: Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Irán y Corea del Norte.

Según lo dio a conocer en la patada al tablero Fernando Alvarado, "Ecuador no acepta presiones ni amenazas de nadie y no comercia con los principios ni los somete a intereses mercantiles por importantes que estos sean". Pero ocurre que los intereses mercantiles no son los del Presidente, sino de los comerciantes, de los industriales. Son ellos los que tienen que sufrir este nuevo efecto de la luna que experimentó el divo.

Click to share thisClick to share this