0
enero 15, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Ningún “más buscado”

Lo mejor que hizo la Revolución Ciudadana es enviar fuera del país al primo Pedro, porque su presencia constituía una fuerte erosión a la gran proyección del aspirante a seguir residiendo en Carondelet.

Ahora, tanto el Presidente, como Patiño, al igual que el otro primo, Galo Chiriboga están a la expectativa de que la Ley cumpla su cometido, en este caso han dejado el operativo a sabuesos de fuera del Ecuador, en este caso los policías estadounidenses, quienes supuestamente serían los que apresen a Pedro que según dicen anda escondido por el estado de Florida.

Un momento, a última hora se sabe que no está escondido. La tarde de ayer, 14 de enero de 2013, el ex presidente delDirectorio del Banco Central del Ecuador (BCE), Pedro Delgado, fue fotografiado en Wallmart 177 Stnw y 2 ave., en Miami, en un carro de marca Mercedes Benz, serie ML 230 con placas diplomáticas CDG0303. Es decir, el primo del presidente Rafael Correa, todavía disfruta de algunas prebendas, porque ningún “más buscado” podría estar subido justamente en un vehículo oficial, como es el perteneciente al cuerpo diplomático.

Pese a que su esposa, María Verónica Endara, renunció al cargo de vicecónsul en el Consulado de Ecuador en Miami, al parecer ella y su esposo todavía mantienen el estatus y los beneficios consulares en territorio estadounidense.

Por lo visto, ellos decidieron burlar a la justicia ecuatoriana, que es la que con más ahínco “busca” al influyente primo, de allí que se les ocurre llegar al garaje del Consulado, sacar por su cuenta y riesgo e irse de Shopping, al empezar la semana. Nuestra admiración a tan bizarro pariente del poderoso.

Días atrás, en cambio, Pedro Delgado fue visto en un automóvil Audi, que compró en mayo del año pasado, según consta en los documentos de registro. Este auto costaría cerca de USD 43 mil en EE.UU. y en Ecuador alcanzaría los USD 100 mil debido a los impuestos. Este auto está registrado a su nombre y por él pagó un impuesto de USD 2.820 según datos que tiene la unidad de investigación del diario El Comercio (de Quito).

A estas alturas, en la telenovela que se vive con el caso Delgado, el personaje que pasó de honorable a villano, podría convertirse en héroe, algo así como el fugitivo, que protagonizó Harrison Ford, con la diferencia que el centro de la historia se encuentra nada menos que en los lugares donde están sus perseguidores. Como si el doctor Richard Klimble (Harrison Ford) hubiese estado paseando en el patrullero, siendo que la Policía está detrás de sus huesos.

Esta vez, cuando Rafael y su séquito, llámese Ricardo Patiño o Galo Chiriboga, decidieron quitarle la visa, a fin de que el Gobierno norteamericano le devuelva inmediatamente a nuestro país, donde tienen que saldar algunas cuentas, no hay tal búsqueda, el personaje se desenvuelve libremente y puede subir al vehículo consular. Será muy difícil que nos convenzan que tras su viaje a los Estados Unidos, el Gobierno ecuatoriano activó con la efectividad mínima creíble los mecanismos para regresarlo al Ecuador.

Para los que ignoran todo lo que concierne a hechos notables en el país, Pedro Delgado, principal del fideicomiso “No más Corrupción”, que manejaba los recursos incautados a los hermanos Isaías, presidente del banco Central, e implicado en el préstamo ilegal al argentino Gastón Duzac, se fue del país luego de confesar públicamente que falsificó el título de pregrado para acceder a una maestría en el INCAE.

Esto dio lugar a que la presidenta de la Comisión de Fiscalización del Congreso, Silvia Salgado, una vez que estuvo ausente, se dijo admirada de que se lo haya dejado escapar, luego de que ella diera largas a la investigación. Las autoridades ecuatorianas se han mostrado “ineficientes” para lograr que el pariente de alto coturno regrese al país en el que tiene que declarar en el juicio en su contra por falsedad ideológica, interpuso el asambleísta Enrique Herrería.

Algunos ecuatorianos todavía tiene la esperanza de tener de vuelta al ahora prófugo. En un último acto de defensa o justificación de la salida, el Presidente dijo en su momento que “Pedro se fue porque tenía la boda de su hijo”, pero ahora Delgado argumenta que su domicilio está en Miami y que le tomen las declaraciones desde allá. Según la Fiscalía, su declaración está fijada para el próximo 17 de este mes (pasado mañana, jueves).

Otros ecuatorianos, no tan ingenuos, creen que Pedro Delgado, preferirá ahorrarse de citas que le pueden quitar la libertad de ir en Mercedes Benz o Audi. Solo si en vísperas de las elecciones las encuestas le revelan al líder una caída de su popularidad, la Justicia se volverá efectiva y le tendremos de regreso al primo.

Click to share thisClick to share this