1
septiembre 2, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Lo que se hereda, no se hurta

En la campaña electoral pasada, llovieron las ofertas por parte de los candidatos presidenciales. Muy pocas fueron serias, una de ellas fue la del candidato de CREO, Guillermo Lasso. Lasso prometió elevar el bono de la pobreza a $ 50, ese aumento seria solo temporal ya que la idea era formar con él, un gobierno serio y confiable a la inversión extranjera y así se pueda producir fuentes de trabajo para evitar que un gran número de ecuatorianos sean dependientes (quizás a propósito) de las dadivas del gobierno.

Se le prende el bombillo al candidato – presidente, y ni corto ni perezoso se “toma” esta oferta como suya, y la ejecuta en plena campaña electoral. ¡Bingo! , con esta acción logra el candidato – presidente asegurar los votos de aquellos hermanos que fueron convertidos en dependientes de un bono. Lasso manifiesta públicamente su felicitación a los ecuatorianos beneficiados. Al final de cuentas, el tomarse la idea de Lasso consiguió el propósito, que nuestros hermanos ecuatorianos utilizados por aquellos que quieren ganar a toda costa una elección, tengan algo extra de dinero para aliviar sus necesidades básicas.

En la misma campaña electoral, pero ya en Estados Unidos – Canadá, note con preocupación la falta de programas que ayuden a los artistas, actores, músicos e intelectuales residentes en este sector del mundo. Luego de las elecciones y ya dejando pasar un tiempo prudencial (3 meses) note que los electos asambleístas siguiendo el patrón regular de los anteriores asambleístas, ignorar las necesidades de sus electores.

Viendo esta situación, empecé a mantener un sin número de reuniones con artistas, músicos, actores e intelectuales, para con la ayuda de nuestros amigos de la empresa privada y un par de funcionarios electos del estado de New York lograr crear programas que les permitan desarrollar con dignidad sus capacidades. También manifesté la necesidad de conseguir por medio de la empresa privada una casa para que funcione al servicio de todos los ecuatorianos “la casa de la cultura de New York” Todas estas reuniones las mantuve como ciudadano común, no como político – partidista. Esa posición logro que ganara el respeto de muchos futuros beneficiarios de “mis ideas” que aún no me conocían personalmente.

Haciendo honor al ejemplo del líder, se “toma” mis ideas para beneficio político. Me alegro por mis amigos actores, cantantes, músicos e intelectuales. Espero que tengan la capacidad moral, política y estratégica para poder cumplirles. Al final, la idea es beneficiarlos a un sin número de ecuatorianos con una tremenda capacidad desperdiciada por falta de seriedad del gobierno y nuestros representantes. Esta acción demuestra una lamentable realidad, tenemos representantes que por tener que seguir agendas elaborados por sus superiores tiene que “tomar” ideas de otros para aparentar cumplir con sus electores.

Por desgracia, estos señores no solo “toman” ideas de otros, al parecer también se dedican a espiar nuestras acciones para boicotear eventos como el platón contra la explotación del Yasuni-ITT que con una triste veintena de empleados consulares hicieron el ridículo ante la comunidad. Seguido a esto, ordenan a sus seguidores (o empleados) a lanzar ráfagas de insultos a todos aquellos que pensamos diferente, imitando la vieja y típica costumbre de los trasnochados comunistas. Sin embargo, el apoyo (sin ser gobierno) a todas nuestras propuestas y programas tienen el aval de la mayoría de nuestros hermanos ecuatorianos residentes en USA-Canadá. En mi caso, los no creativos mantienen a un grupo de fieles-fanáticos seguidores, para rastrear todo lo que hago y escribo para en la primera oportunidad atacar. Con total satisfacción, estas acciones me recuerdan la célebre frase; “Perros ladran, señal de que se avanza”.

Fui criado con decencia y mucho amor por parte de mis padres. De ellos aprendí a no tener miedo a nada ni a “nadie”. Mi lucha es en terreno inclinado a favor de los que hacen gobierno, ellos tienen presupuesto del estado para pagar comidas, sonidos, músicos, cantantes, espías que den informe de nuestras actividades. Yo, tengo ideas, sueños, valor, coraje y un grupo de valientes amigos, y seguidores que estamos dispuestos juntos a enfrentar en cualquier terreno al mal, mal que gracias a Dios y a nuestro valiente pueblo que cada día crece en aceptación a nuestra posición y rechazo al gobierno revolucionario tendrá un pronto final y así lograr el rescate de nuestra democracia.

Click to share thisClick to share this