0
diciembre 23, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Las Navidades Amargas de los Inocentes

En Quito algo más de 3.000 personas van a pasar navidades en incertidumbre. Ellas soñaron con tener su departamento, hoy saben que se ha derrumbado el sueño, pues son flamantes “acreedores” de la deuda millonaria de una empresa inmobiliaria.

Un nuevo inmenso perjuicio a los sueños de miles de personas se ha perpetrado en la Capital ecuatoriana, al estallar el escándalo de la quiebra y cierre de una nueva constructora que estafó a miles de soñadores, que en el papel de clientes entregaron miles de dólares (el costo de sus esfuerzos y su ahorro) para lograr tener acceso a una propiedad que seguramente va a quedar en utopía y aún más en la tragedia para una gran proporción de estas personas que solo dependían de estos depósitos para llegar a tener una propiedad.

En Ecuador se difunde fácilmente los grandes aciertos del Régimen, aciertos que son difundidos a través de publicidad muy amplia y seguramente onerosa y que, no obtienen visos de supervisión porque no hay fiscal creíble pero, en un país donde sobreabundan las promociones oficiales se piensa que la arbitrariedad debe campear en el sector privado y no hay autoridad que supervise constantemente a las empresas privadas que también ingresaban en esa danza publicitaria millonaria.

Es que más de 3.000 personas habrían sido perjudicadas por la inmobiliaria Visión Constructora (Visión Constru). El liquidador de la empresa, Víctor Albán Romero, explicó que la Superintendencia de Compañías intervino a la constructora por “diversas anomalías”.

Rosa Sornoza, una de las afectadas, denunció que la noticia de que fue estafada casi la lleva a la muerte pero las ganas de salir adelante son más y “lograra que la justicia llegue a este caso, la mantienen en pie.

Sornoza dice que todo empezó cuando un vendedor de Visión Contru fue a ofrecerle casas en venta con grandes facilidades de pago. La ilusión de tener una vivienda propia la impulsó a iniciar la compra inmediatamente.

Rosa había hecho abonos desde hace 2 años y había entregado un total de 9.000 dólares. Hace una semana fue a las oficinas de Visión Constru ubicadas en el norte de Quito y recibió una de las peores noticias de su vida.

Tania Torres está a punto de venirse de Alicante (España) para hacer el reclamo personalmente, puesto que ella hizo los depósitos por medio de una de sus tías, la misma que sí tiene los comprobantes de pago.

Mónica Benítez, otra de las perjudicadas, se enteró que a través de una publicación de prensa que la constructora estaba en liquidación, sin embargo, ella ya había entregado 6.000 dólares para adquirir una casa en el Valle de los Chillos.

Visionconstru logró seducir a sus acreedores por medio de unas pocas muestras de su capacidad de construir: contaba con apenas 20 casas edificadas de manera ilegal y eran las que ofrecía a todos los compradores.

El perjuicio alcanza los 6 millones de dólares de los cuales, según los balances, solo existen 3 millones en activos y pasivos. Este dinero será utilizado para devolver a los perjudicados después de estudiar cada caso.

Por ahora, se desconoce el paradero de la mayor accionista de Vision Constru, sobre quien pesa una orden de arraigo. Las autoridades deben extremar precauciones para que los estafadores (as) no levanten el vuelo.

Click to share thisClick to share this