0
febrero 16, 2014 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

LAS ELECCIONES DEL 23 DE FEBERO EN ECUADOR

Editorialista Invitado José Ramón Alvarez

Personalmente, damos un valor relativo a las encuestas de opinión porque se prestan para errores de interés electorero; como cuando el equipo de encuestadores del Presidente Correa, pagado con fondos del Estado ecuatoriano, vaticinó los resultados de la Consulta Popular del 2012, triunfando por una abrumadora mayoría, a favor de los que encargaron la encuesta; pero el resultado final fue un discutido triunfo manipulado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), lo que obligó al mandatario y sus más cercanos colaboradores a bajarse de la tribuna donde habían iniciado las celebraciones de un triunfo que no existía.

Pero ahora no se trata de encuestadores pagados. Son los resultados de tres organizaciones independientes que, en sus resultados del Martes 11 de febrero, le dan el triunfo a Mauricio Rodas, en su contienda por la Alcaldia de Quito, venciendo al Alcalde Barrera; aunque los encuestadores pagados por el gobierno anuncian un estrecho márgen a favor del incumbente.

Si los pronósticos se cumplen, y los resultados finales comprueban las encuestas, después del manipuleo que planifica el CNE, y a pesar de la campaña personal del primer mandatario, sumada a todos los ministros y asambleístas de Alianza País (AP), podríamos llegar a coincidir con la opinión de uno de los lectores del periódico virtual Ecuador en Vivo, el Dr. Patricio Vivanco; quien, antes de conocerse los resultados que estamos comentando, dijo: …. “ es el inicio del fin del correato, nuestra lucha se verá reflejada en las urnas”.

No queremos pecar de muy optimistas. Las mentiras de los funcionarios gubernamentales, los insultos sabatinos, las amenazas de acusar como terroristas desestabilizadores a quienes piensan diferente, la actitud sumiza de ciertos jueces, sumadas a los 50 dólares mensuales del bono de la pobreza, realmente están surtiendo los efectos perseguidos por la “robolución ciudadana”. Todavía tiene simpatizantes.

Pero parece que la ciudadanía libre y pensante, que no compra la política de AP, está despertando. Esperemos que luego de perder las alcaldías de Guayaquil y Quito Rafael Correa olvide sus sueños de convertirse en el futuro emperador del país, cambiando el sistema republicano por el de monarquía, porque los ecuatorianos están indignados por la protección a la corrupción, por los títulos falsificados, por la sanción a los periodistas y a Diario El Universo (caso Bonil), por el desprestigio internacional, etc. y muy pronto estarán recuperando su dignidad.

Y el CNE tendrá también que modificar su actual procedimiento y pensar con independencia. Olvidar los deseos y anhelos por convertirse en una oficina mas que recibe órdenes del prepotente y resentido social que gobierna el país. La demostrada falta de principios y la necesidad de un sueldo de los miembros del CNE, los obliga a permanecer en funciones. Esa parte la entendemos. Tienen que llenar sus estómagos y mantener una familia. Pero la sumisión tiene sus límites. Es un hecho comprobado que luego de recibir y haber aprobado los spots publicitarios de la campaña del Alcalde Nebot – muy a pesar de sus mentes torcidas, pero los han aprobado – se ven obligados a suspender y prohibir la continuidad de los mismos cuando reciben la órden de la ministra, directora de AP en el Guayas; y, seguramente, después de escuchar los insultos denigrantes del mandatario.

La ministra tiene su problema personal. Aún le sangra la herida que Nebot le propinó hace cuatro años cuando aspiraba a la alcaldía de Guayaquil. Pero los miembros del CNE actúan con una descarada obediencia cuando, rectificando la decisión inicial, exigen la suspensión de los anuncios televisivos. A todos ellos nos permitimos recordarle que el poder no es eterno. Que revisen la historia de la humanidad. Que las mas largas y grandes dictaduras han terminado y el final nunca ha estado rodeado de felicidad y fortuna.

Por el momento, nos satisface poder utilizar los adelantos de la tecnología moderna que permite a las redes sociales hacer un patriótico trabajo. Ellas están cumpliendo con la obligación ciudadana de difundir la información suspendida y prohibida por el CNE. Lo que no alcanzamos a comprender – porque resulta contradictorio – es que este abuso lo cometan ante la presencia de los observadores internacionales de UNASUR; para quienes, en reacción lógica y justificable, el candidato a la re-elección Jaime Nebot les ha pedido que actúen en defensa de la libertad y limpieza electoral o se vayan del país. Lo cual, sabemos, no va a suceder. Los observadores delegados de UNASUR están disfrutando de unas hermosas vacaciones pagadas por el pueblo ecuatoriano.

Click to share thisClick to share this