0
julio 23, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

La sorpresa puede venir de otro lado

Pese a que la excesiva propaganda, la preponderancia de sus obras magnificadas por precios que nadie ha comprobado si son reales, porque no hay fiscalización, el titular de todos los poderes del Estado no puede dormir tranquilo, activando sus neuronas sobre cómo minimizar el efecto de sus contrincantes y, sobretodo, cómo hacer olvidar sus muchos errores que en casos normales habrían constituido la caída de cualquier Gobierno.

La actitud medrosa y rastrera de quien teniendo “el 80 por ciento de seguidores” debería ganar la Presidencia sentadito en su poltrona real, revela: 1)que en realidad es falso los 80%, 2) que los terribles pecados, pusieron la supuesta popularidad en el 47%; 3) que nadie tiene el triunfo asegurado y que eso justifica que pretenda impedir entrevistas libres a los candidatos independientes, con el “Código de la Democracia”.

Por lo tanto, tras haberse anunciado con el increíble respaldo del 80% y no ser creído, pues no asoma actitud tranquila, sobria ni sonrisa ganadora, pues tan pronto como haya segunda vuelta se le vira la tortilla a quien pensaba gobernar 300 años.

Una de las principales falencias del anticipado triunfador es que no dispondrá de un binomio de la calidad de Lenin Moreno, político humanista, hombre sensible, ecuatoriano que ha sufrido las secuelas del Ecuador violento y que, de convertirse en candidato, no podría negar sobre la existencia de un agravamiento de la seguridad en las calles del país.

Otro de los flancos con talones de Aquiles del inseguro triunfador es que para muchos ecuatorianos que votaron por él se le acabó la efectividad de su discurso: “mentes lúcidas y manos limpias”, no vamos a hablar de los corazones ardientes porque sabido es que existen corazones ardientes hasta para hacer el mal.

Pero, el punto más débil de este jugador (pues hace de la política una competencia permanente), es que se siente el dueño de la verdad y, aunque sabe que la verdad está del otro lado, ha llegado a forjar historias para convencernos, por lo que quiere igualmente de su pueblo las reacciones ingenuas: “ah, no pues, si es que se ha presentado en el canal estatal el abogado de Lucio Gutiérrez, rompiendo la puerta de Ecuador TV en verdad hubo intento de golpe de Estado”, “Ah, mira: ¿supiste queAníbal Araujo tenía una pistola con cámara (o viceversa) y que con esa intentó eliminar a nuestro Presidente?”, “¿Y no te enteraste que los de la derecha se reunieron en Miami para configurar el complot del magnicidio y el golpe de Estado?”.

Y ninguna de estas versiones corresponde a la realidad. Porque en el grupo que llegó a protestar en Ecuador TV, por haber decidido esta estación manejar la información del 30 de septiembre con un sesgo diferente a la realidad, estaba Pablo Guerrero, no su padre José Guerrero, que fuera el abogado de Gutiérrez en uno de sus retornos desde el exilio. Y, Pablo Guerrero es un político con ideas propias e incluso que difieren de su padre, que no es político. Por algo fue candidato a Alcalde de Quito por CFP, una lista que no era la de Sociedad Patriótica. El PSP tuvo como candidato a Ramiro Borja Gallegos.

En cuanto a la historia de Aníbal Araujo, muy simple. Que los militares nos informen sobre la existencia de esa pistola-cámara. Para nosotros es una historia burda, para los seguidores de la revolución ciudadana es una frustración más que su movimiento utilice una mentira para perseguir a cualquier curioso que estuvo fuera del perímetro del Regimiento Quito.

En cuanto a esa reunión en Miami, con asistencia del propio Lucio Gutiérrez no fue sino un programa periodístico con señal abierta y con invitados, a la cual podía entrar cualquiera, todo latinoamericano que tenga alguna inquietud política y en la cual inclusive se presentó el periodista Carlos Alberto Montaner.

Solo que Lucio, aparte de decir que “si quieres, Correa, puedes pedir toda la grabación y en ella no estamos diciendo que vamos a darte el golpe de Estado”, se puso a insultarle a su adversario, utilizó excesivamente los adjetivos, desvalorizando lo real, que está dispuesto a que se oiga toda su intervención en Miami.

Estas solas tres situaciones retratan la realidad, hay un gobernante que hace cultura y gala de la mitomanía, por lo tanto no se le podría creer cuando dice que tiene el “80%”.

Y, ¿porqué el que ya es dueño de un espectro amplísimo de adhesiones se hace el que va a esperar hasta septiembre para lanzarse oficialmente como candidato?

Porque está observando que la aparición de nuevos hombres en la política, puesto que el crecimiento político de postulantes frescos como el caso de Guillermo Lasso, contribuye a su inseguridad. El hombre quiere tener todo el espectro de postulantes y de allí recién “darnos la sorpresa”, que no será ninguna, porque ya sabemos que quiere asirse como un tornillo en el solio presidencial.

El candidato inteligente que le va a enfrentar en segunda vuelta debe estar reuniendo todo el argumento que existe para demostrar que aquí no hay seguridad para nadie, hablando de Candidatos Presidenciales. Aquí puede haber una verdadera sorpresa.

Y si la sorpresa viene de un hombre con iniciativas, solvente, sin odios políticos y sin tanto rabo de paja, mejor que se nos dé esta sorpresa.

Click to share thisClick to share this