0
enero 2, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

La Huida Sin Obstáculos de Pedro Delgado y Fabricio Correa

Entre las varias acciones cargadas de tinte falso se halla la última actitud gubernamental sobre la huida de Pedro Delgado, ex presidente del Fideicomiso “No Más Impunidad”. Este nombre resulta tan o más falso que el ostentoso desfile aquel por la avenida de Los Shyris, en La Carolina, enarbolando la consigna “Los Honestos Somos Más”.

Acciones como esta son las que contribuyen a quitarnos puntos de la lista de Transparencia y a entrar de lleno en el terreno de la Corrupción. El Presidente no solo coauspició un homenaje a su primo, sino que pese a la contundencia de las denuncias, tras descubrirse el préstamo a Gastón Duzac, hizo caso omiso de las pruebas de Enrique Herrería y otros asambleístas y se dedicó a confrontar con la “prensa corrupta”, único argumento para deslegitimar la información de la prensa independiente.

Cuando se descubrió que Pedro Delgado había ocupado ilegítimamente cargos en los que se requería su título de economista, fue sorprendente la dosis de cinismo de Rafael Correa. El Presidente dijo que “gracias a la investigación seria del Gobierno se ha descubierto que en el INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas de Costa Rica) había presentado Pedro Delgadoun acta de grado falsa”.

Lo dijo al aire, en la televisión, al otro día de la grabación de la renuncia de Delgado. Se entiende que un funcionario de la investidura de Presidente de la República no puede mentir tan flagrantemente como ha ocurrido en el caso del funcionario ecuatoriano.

Si hubiese sido verdad que el Gobierno ordenó “investigar” y fue el primero en recibir la información, cómo es que Delgado pudo huir del país? Por qué no fue detenido? Acaso el INCAE entregó al ex poderoso primo la información sobre su acto ilícito antes que a la Presidencia ecuatoriana?

Ahora resulta que el paladín del descubrimiento de la falsificación de un título universitario y la usurpación de cargos que no le corresponden al autor del dolo es Rafael Correa Delgado. ¡qué manera de lavar la memoria de sus propias reacciones antes de que el INCAE revele el secreto del falso economista!

Esta y muchas mentiras ha pronunciado continuamente el principal habitante de Carondelet. Recordemos algunas: “El 30 de septiembre intentaron darme un golpe de Estado, me mantuvieron secuestrado por varias horas, y este golpe fue planeado en Miami con reunión de poderosos grupos”.

Para probarlo mostró imágenes sin audio de una reunión que tuvieron periodistas y políticos latinoamericanos en Miami, entre los que se supone están los protagonistas de la conspiración.

Tal era la mentira que manejaba el régimen que envió a uno de sus altos funcionarios de Cancillería a dar su versión, según éste hombre lo explicó al diario venezolano “Correo del Orinoco”, en su edición del 16 de noviembre de 2010:

Elvicecanciller de la República del Ecuador, Kintto Lucasseñaló que “es más que evidente que el 30 de Septiembre hubo un golpe de Estado en Ecuador, aunque muchas transnacionales de la comunicación y personajes políticos adversos al presidente Rafael Correa, quieran ocultarlo y traten de crear la matriz de opinión de que el mismo presidente provocó los hechos al presentarse a conversar con los policías que iniciaron la revuelta”, sentenció en conversación con el Correo del Orinoco.

Lucas señaló:“Estuvimos en presencia de un plan completamente orquestado para sacar a Rafael Correa del poder.La intención era generar una serie de eventos, incluidos saqueos y alteraciones del orden público, para tener el caldo de cultivo para el Golpe”, aseveró.

“En principio, estaba planteado el golpe de Estado, pero como el escenario cambió con la visita de Correa al cuartel de policías sublevados, pasaron al secuestro y no desestimaron el magnicidio”, denunció, y dio detalles de un plan concebido y organizado semanas antes de la revuelta.

“El 23 de septiembrese celebró una reunión enMiami entre los integrantes del Instituto por la democracia y la libertad entre los que estaba Lucio Gutiérrez(presidente del Ecuador hasta el año 2005) y el banquero prófugo Roberto Isaías. Ellos, ese día concluyeron que en Ecuador no había democracia y afinaron detalles para el golpe”, apuntó.

Esa fue una de las mentiras mayúsculas, de la cual, finalmente, nose hizo eco la prensa seria del país, ni las personalidades con algún grado de instrucción, a las que no podía convencer una historia sin fundamentos.

Otra gran mentira que maneja el régimen es señalar a Guillermo Lasso como coautor del feriado bancario. Esta mentira, para quienes saben que el candidato presidencial de CREO no tuvo influencia ni participación alguna en esa decisión de Jamil Mahuad y Ana Lucía Armijos, es digna de un juicio por calumnia por parte del principal actor político de la oposición, que va segundo en las encuestas del país y sigue creciendo.

En cuanto a Correa Delgado, así como se mostró inactivo (o quien sabe propició la evasión) en la salida de escena de Pedro Delgado, utiliza la misma técnica de otra de sus mentiras: señalar que no sabía que su hermano Fabricio había hecho contratos con el Estado por cientos de millones de dólares.

Al dar un giro el Presidente a la historia, decir que “él no sabía que aquel había logrado esos contratos”, no estaba haciendo otra cosa que propiciando la evasión de Fabricio Correa, de quien no hablan tanto los medios, como un actor al que debe llamar la Fiscalía, sino que la prensa se enfrascó en el tema que “sí sabía o no sabía el Mandatario sobre los negocios de su hermano”.

Mientras eso se discute, Fabricio ya no es visto como responsable, apenas sí como “un chico listo, que sabe hacer negocios”.

Click to share thisClick to share this