0
septiembre 17, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Franqueza que genera credibilidad

Por la importancia del candidato, un hombre que llega con nuevas ideas y sin el móvil del resentimiento social o el odio político, la entrevistade José Hernández(director adjunto de Diario Hoy) giró sobre temas importantes antes que sobre generalidades al dialogar con Guillermo Lasso.

La entrevista permite sacar importantes conclusiones, como la gran diferencia de personalidad entre este precandidato y el candidato oficial Rafael Correa. Diferencia que tiene que ver con la simpleza de la sinceridad del entrevistado por Hernández versus la sempiterna vocación de “sorprender” que se advierte en Correa, sobretodo cuando quiere jugar al misterioso, al haber anticipado que “no sabe si será candidato”, cuando toda la infraestructura gubernamental y las bases están trabajando para ello como nunca lo hicieron por Presidente en funciones alguno los subalternos de antes”.

Entonces, mientras Guillermo Lasso admite que el 29 de este mes aceptará la candidatura a la presidencia de la República, Correa “no sabe si será nominado”. Según éste, jugando con el desgastado tema está en capacidad de generar “noticias inéditas”. Pero si Rafael nos sorprende con su complejidad pues quiere demostrar que todos los movimientos que él hace son espontáneos y no un trampolín para postularse y, pese a esta claridad de evidencias, Guillermo nos genera credibilidad porque no tiene inconveniente en sacar a flote su franqueza, pues ante el interrogante sobre su respuesta al movimiento CREO, si le propone en Portoviejo ser candidato a la presidencia, el 29 de septiembre,él no tiene problemas en admitir que aceptará.

“Sí. Por respeto a la organización, estoy dispuesto a aceptar pero hay que esperar que la propongan”.

Es decir, su situación no recurre a los misterios, luce sin tapujos, a la inversa del velo que quiere proyectar el bipolar, que al igual que aquellas personas que utilizan la falsa modestia para lograr que otros le digan lo que quiere escuchar, hasta ahora desconoce si lonominarán, aunque todo el país sabe que sí.

Lo que ocurre es que el seguidor de los efectos del partido nacional socialista quiere que la propuesta, que el solo lanzamiento de la idea de su reelección tenga una fuerza festiva, que sorprenda a todos, incluidos a sus rivales. ¿Le electrizará a alguien que Correa sea nominado candidato a Presidente?

Y, ahora, pese a ese supuesto alejamiento o supuesto desinterés del gran objetivo resulta que el economista que justamente es el que lucha para “evitar” que haya más candidaturas que las que santifique el CNE (es decir, mostrándose como auténtico interesado algo que no se ha visto en Lasso, Gutiérrez o Noboa) nos quiere hacer pensar que el país debe entrar en vigilia (o sus seguidores jorobar al prójimo), si un candidato que no le interesa quiere ingresar en la lid.

¿Cuál es el temor del Presidente que quiere manejar personalmente los hilos del CNE? Algo que está mal visto cuando “ni siquiera sabe si será candidato”.

Pero, bueno, en cuanto a la entrevista a alguien que no niega su mirada a Carondelet, hay algo que sí sorprende de Guillermo Lasso. Dice que noes favorable a reformar la Constitución de Montecristi, porque ese documento de manejo gubernamental no es el problema, sino la actitud de quien aplique su articulado y leyes, que al parecer están hechos a la medida de un concentrador de poderes, pero la Carta Magna sí es eficaz en cuanto quien esté al frente de la principal tarea del Estado sea un hombre conconvicciones democráticas.

Para Lasso, el problema más serio que tiene el Ecuador es la pobreza y la define en números:según cifras oficiales, el 28,5% de los ecuatorianos tiene ingresos menores a $75 al mes. “Eso significa que 4 millones 400 mil personas tienen ingresos que no les permite alcanzar la canasta básica familiar”.

De allí que Lassoexplica porque para él el tema de la Constitución de Montecristi pasa a un plano no prioritario puesto que su acción principal, en el evento de llegar a Carondelet va a ser “Generar empleo”.

Como político actualizado de los problemas del Ecuador, Lasso no tiene inconveniente en citar las cifras oficiales: “según esas cifras el Ecuador tiene 6 millones 700 mil ecuatorianos situados en la población económicamente activa, 2 millones 300 mil están afiliados a la seguridad social y 4 millones 400 mil ecuatorianos o están en el desempleo o en la informalidad”.

Entonces viene el trabajo del político con visión de empresario, en el caso de ganar la Presidencia: “Yo planteo, como un gran desafío al Ecuador, la generación de 4 millones y medio de empleos. Hay que alinear las políticas públicas para lograr el objetivo”. Lasso ha considerado reformas en materia laboral y el Código del Trabajo que debe facilitar la generación de empleo.

Algunos sujetos antagónicos, seguramente con mentalidad correísta o por un interés en lograr algún favor del palacio, relacionarán el desafío de Lasso a esa oferta megaefectista de Álvaro Noboa de construir tres millones de casas en su afán de ganar la Presidencia.

Pero está visto que Guillermo Lasso tiene recursos intelectuales más sólidos que Alvarito, no es un soñador simple, y tiene a la mano su concepto para darle estructura a su visión, sin necesidad de recurrir a reformas constitucionales:

“La visión del desarrollo que propongo se apoya en el espíritu emprendedor de los ecuatorianos para generar empleo. Si el primer objetivo nacional es superar la pobreza y usted comienza un gobierno con una reforma constitucional, se mete en un enredo político que probablemente postergue ese objetivo fundamental. Sí hablaremos de una reforma constitucional, pero aún hay espacio para avanzar en ese objetivo de generación de empleo”.

En realidad, la entrevista a Lasso, del director adjunto de diario Hoy,es amplia y tiene muchos interrogantes y otras tantas respuestas importantes. Amerita desarrollar otro artículo que tiene que ver con el tema Democracia.

Click to share thisClick to share this