0
septiembre 26, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Falla visible de la revolución mitómana

Al ir reconstruyendo, periodistas y unos cuantos asambleístas perseverantes (como César Montúfar), el caso Duzac, que es una de las claves para desenmascarar la gran mentira que representa la revolución de manos limpias, se topa con el lado tan humano que los pioneros de la gran asonada del Siglo XXI no saben cómo salirse dellaberinto en el que se encuentran y es así que se les dio por negar el mínimo nexo con Gastón Duzac, el beneficiario del gran crédito otorgado por Cofiec.

En su enlace del último sábado, que fue realmente grabado el viernes en El Chaco (provincia de El Napo), el presidente Rafael Correa dijo que Duzac, quien se benefició de un crédito de 800 mil dólares de Cofiec (de la Ugedep), “no viajó en la delegación ecuatoriana que se desplazó a Rusia e Irán”.

Con su palabra hubiese sido suficiente para que nadie se atreva a indagar, ni a seguir fisgoneando en el tema. Pero, lo dicho, hay asambleístas que están sobre la jugada y que no creen varias cosas al Presidente: ni lo del presunto intento de golpe de Estado, ni lo del secuestro, ni lo del intento de magnicidio, del 30-S y menos lo del 80% de adhesiones.

Sobre el tema hay uno que le desmintió rotundamente. César Montúfarmostró ayer un documento del Banco Central del Ecuador y del Ministerio de Relaciones Exteriores, sobre un informe del cumplimiento de tareas oficiales o servicios institucionales en el exterior, con fecha 23 de febrero del 2012.

Según el informe, Gastón Duzac se hallaba entre los seis invitados dentro de la delegación de Pedro Delgado, presidente del Banco Central y primo de su majestad en el viaje de siete días realizado del 14 al 21 de febrero últimos, y que cubrió las rutas Quito-Miami, Miami-Londres, Londres-Moscú, Moscú-Teherán, Teherán-Londres, Londres-Miami, Miami-Quito.

Como nombre del destinatario de la comunicación, el servidor, aparece el de Pedro Miguel Delgado Campaña, como presidente del directorio, y dentro del listado de seis personas que lo acompañan está el de Gastón Humberto Duzac.

Ante la contundente prueba nada se debe agregar y es lícito pensar que a la ciudadanía le aflija que el más alto magistrado del país mienta en algo tan importante, convirtiéndose en cómplice de una situación muy seria, en la que bien se ven signos de corrupción.

En condiciones normales, el autor de la mentira tendría que estar “trágame la Tierra”, pero ya se conoce que es un aprovechado alumno de Maquiavelo y su mejor defensa es el cinismo, así que estaremos atentos a lo que demuestran las facciones de una autoridad que miente sobre algo tan importante, en cuanto comparezca a dar su justificación por “haberse equivocado”.

Cuando ocurren hechos como estos, donde la autoridad pierde toda credibilidad por su apego a las mentiras es que da mucha pena ese electorado ingenuo que cree en la revolución.

La amenaza de muerte a Janeth Hinostroza no ha sido capaz de enterrar el tema “préstamo fraudulento del Cofiec a Duzac”, puesto que el tópico ocupa un lugar importante en los medios nacionales y solo ha servido para que otros medios, no solo Teleamazonas, Revista Vanguardia, El Universo y La Hora se interesen por este clamoroso caso, donde se van descubriendo cosas tan importantes como el interés que inicialmente había de que Duzac aparezca el dueño de la empresa argentina Scanbuy, que supuestamente adquirió con los 800 mil dólares, pero se trataba de una empresa que participó en un concurso para la provisión de componentes tecnológicos para la instalación del sistema “billete móvil”, un sistema que algunos suponen sirve para acelerar transacciones entre dos entidades financieras.

Los mal pensados creen que este sistema hubiese facilitado el envío y lavado de dinero de Irán, que estaba interesado precisamente en adquirir Cofiec.

Bueno, Scanbuy estaba destinado a servir para introducir el sistema “billetera móvil” y entre seis empresas ganó un supuesto concurso. Las empresas participantes fueron: Delaware Consultoría (España); Holding Scanbuy (Argentina); Bitahead Soluciones Informaticas, (Ecuador); Cidesa – Consultora Integral para el Desarrollo Empresarial S.A (Paraguay); Heinsohn Business (Colombia); y, Asesoftware SAS (Colombia).

El hecho es que fue antes de realizarse ese concurso que casualmente Gastón Duzac adquiere la empresa Scanbuy, con el dinero que le proporcionó Cofiec.

Tal como se han dado las cosas, todo apunta a pensar que el avivato argentino si bien viajó y estuvo como invitado estelar de Pedro Delgado, no usufructó al ciento por ciento los 800 mil dólares, pues lo que hizo fue adquirir una empresa que posiblemente se especializa en el tema de “billetera móvil”, es decir en transacciones digitales de alto vuelo, las mismas que en realidad serían manejadas por gente de alto coturno tanto de Irán como de Ecuador.

Se conoce que Gastón Duzac se encuentra en su país, Argentina. Siendo un empresario de gran dinámica y con un nombre, debería venir a aclarar por qué no ha pagado los 800 mil dólares graciosamente cancelados en Ecuador.

Pero, seguramente él está relativamente tranquilo a ese respecto. Pues la empresa que adquirió, Scanbuy, no fue exactamente destinada para sus fines personales. Scanbuy, en nuestra opinión, ha de estar manejada por una mente lista de Ecuador, de Irán o tal vez de Rusia. Solo así se entiende que este prestanombre (o testaferro), como sospechamos que es, haya recibido tan fácilmente el dinero del préstamo, con garantías que no eran suyas, es decir eran de un Fideicomiso que lleva el paradójico nombre “No más Impunidad”, creado, según se advierte, para usufructuar, eso sí, de los bienes incautados a los hermanos Isaías.

Click to share thisClick to share this