1
julio 4, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Evo inocente… Combustible para el show de Unasur

Cochabamba, 4 de Julio. Los amigos de Evo de ninguna manera van a celebrar el Día de la Independencia de los Estados Unidos, no hay que ser adivinos. Todo lo contrario. Hay clima de gritos destemplados, bailecito agresivo de Cristina Kirchner, intentos de algunos de sustituir a Chávez en la retórica anti imperialista. Bueno, se van a desahogar…

La razón, todos lo saben, “el agravio a Evo”. No estamos de acuerdo con irrumpir en el plano de la inmunidad de un mandatario sea de América del Sur, Oceanía, África, Asia o la misma Europa. La gira impensada del avión de Evo Morales por espacios aéreos que le fueron permitidos hasta aterrizar en Viena demuestran que los países europeos han tomado en serio la política de su socio mayor, los Estados Unidos, de buscar a como dé lugar a Edward Snowden.

Para agravar el incidente, el mandatario al que se ha agraviado es un indígena, lo que hace aparecer el impasse como prepotencia racista. Creemos que esos países europeos hubiesen obrado de idéntica manera con Rafael Correa, Nicolás Maduro o Daniel Ortega, puesto que el ostensible antiyanquismo de éstos los hace sospechosos, con el perdón de quienes los ven incorruptibles.

Son mandatarios anti estadounidenses antes que anti europeístas, de tal manera que en este momento sus hechuras son observadas muy recelosamente por los socios EEUU-Europa, desde luego Europa occidental, porque los jefes de Estado ucraniano, bielorruso, eslovaco, húngaro, por cierto que se resistirían a hacer pasar un mal rato a los que se suponen son socialistas del Siglo XXI.

No queremos detenernos en el miligramo de culpa que tuvo el discurso, de manera inversa igualmente racista, de Evo Morales, que está dispuesto a romper paradigmas y eliminar las poses de “los colonialistas”, como llama a europeos y norteamericanos.

Estamos convencidos que en el planeta todavía se advierten diferencias en la forma de ser del político europeo y del político latinoamericano. Aquel trata de interpretar que a mayor sobriedad, mayor credibilidad. El sudamericano quiere aportar con alta dosis de informalidad, de allí que abundan las fotografías de los “descorbatados” Correa, Morales, Ortega y Mujica.

Ellos consideran que esta imagen de informalidad les proyecta con más énfasis hacia las masas, las mismas que al final votan, pero pierden puntos con el stablishment, territorio que además pisan los mandatarios sobrios y poco locuaces de Europa.

Para los europeos los chistes, la ridiculización de los adversarios en programas como la sabatina de Correa, no es una conducta de estadista, es un show y el político europeo de formación no es muy amigo de los shows. Que los hay como Berlusconi y otros del Mediterráneo, como algunos españoles, se entiende, pero la generalidad de políticos europeos no se parecen a los alegres integrantes de la ALBA.

Esta vez fallaron los europeos en su cálculo, pero se entiende que el agravio no es a un continente, como sugiere Cristina Kirchner, es a Evo Morales y con él a Bolivia. Que la Unasur quiera aprovechar el momento para levantar su voz es comprensible. Tiene que haber solidaridad con el colega, pero sin llegar a estridencias, sin sobredosis de show.

Es posible que si Raúl Castro, Rafael Correa, Nicolás Maduro o Daniel Ortega realizan una gira por Rusia en estos tiempos también se arriesgarán los de la línea pro estadounidense a intentar buscar a Snowden debajo de la mesa o de la cama del hotel que haya alojado a tales mandatarios.

Claro que es posible que tras los gritos antieuropeos de Cochabamba de este jueves, los mandatarios del Viejo Continente renuncien a requisar los aviones. Alguna vez les resultó la política de la requisa con la valija diplomática de un conocido país, pero no creemos que tales mandatarios se atrevan a hacer un viaje largo solo por tener el honor de llevar a su patria a un espía. Eso sería demasiado show, como querer adornar con cereza el pastel de “la confrontación con los gringos”.

Click to share thisClick to share this