0
enero 4, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Empieza la carrera electoral, con un “favorito” desesperado

Este viernes, 4 de enero, se inicia la campaña en Ecuador, país en el que el actual mandatario, Rafael Correa compite por la reelección y en el que según las encuestadoras de tinte gobiernista, el casi ungido se lleva el 62% de los votos, una cifra que no la cree el propio Rafael Correa.

Y tanto no la cree, porque, tras las últimas situaciones originadas tras el préstamo generoso de 800 mil dólares a un argentino de gran amistad con el primo Pedro, el principal comensal y habitante del palacio se ha dado cuenta de su error y ha decidido aplicar la profundización de su “eslogan”: manos limpias.

De esta manera, fiel a su estilo, es decir hacer “lo que a mí más me conviene”, así se queden en el arroyo o entre cuatro paredes primos, amigos o conocidos, ha decidido pedir a la Embajada de los Estados Unidos que le quiten la visa a Pedrito y luego, a través de la embajadora Nathaly Celi, hacer las gestiones para que el homenajeado de ayer se devuelva a su patria voluntariamente o, a su vez con la ayuda de la insobornable policía estadounidense.

De esta manera, el gobernante lavaría su honor y erradicaría la mínima sospecha de que no fue sorprendido en su buena fe al momento de copatrocinarle el sustancioso ágape en homenaje del ahora “más buscado”, con la presencia de decenas de funcionarios del Estado, damas encopetadas, un candidato presidencial que es capaz de poner las manos al fuego por su gente, y desde luego la infiltración de algún fotógrafo corrupto que dio a conocer al mundo esta especie de punta del ovillo.

La campaña empieza este viernes e igualmente los electores han empezado a mirar los pros y los contras de los candidatos. El crecimiento de Guillermo Lasso no es casual. Mientras más rabo de paja aparezca en alguno de los ocho candidatos, los otros siete a su vez tendrán el beneficio de los votantes desertores de ese sector. Una lógica matemática muy elemental y que, por eso mismo, no deja de causar insomnio en el que se consideraba ganador de una sola vuelta.

Que el favorito esté desesperado no deja de intranquilizar a los demás. Es que, al hacer agua, esa especie de Titanic que es Alianza País, bien puede valerse de cualquier elemento como si fuera su salvavidas. Ya declaró en otro momento que Lasso es corresponsable del feriado bancario, pues a su momento deberá probarlo

Rafa pidió una licencia de 30 días para dedicarse a la campaña, pero ésta debió darse hasta la medianoche del día de las elecciones. Es decir, el CNE debió prever que la licencia significaba que el funcionario no se beneficie de eventuales presentaciones como realizador de obras. También los adversarios deben advertir sobre la hipotética situación.

Siete de los candidatos transitan en igualdad de desventajas, el que va por la reelección se mueve con la incesante promoción de ministerios y dependencias a través de los cuales se difunde su obra. Deberíamos estar tranquilos porque cualquier intento de publicidad está controlado por el Consejo Nacional Electoral… Aunque, ahora que lo recordamos, este alto tribunal se ha mostrado parcializado y está integrado por gente de Alianza País.

Rafael Correa es el Presidente en los últimos seis años. Su gobierno tiene similitud ideológica con el de Hugo Chávez, inclusive por sus acciones, esto es por los golpes de efecto que suelen buscar para mantener a la expectativa a las masas, es decir hay tiende al populismo.

Tanto los siete candidatos opositores como sus cuadros deben luchar en la denuncia ante un tribunal electoral aparentemente parcializado, salvo que nos desmienta con hechos. Los siete candidatos que intentan reemplazar al actual Presidente han realizado numerosas protestas para alertar al CNE que cumpla con su misión de impedir que se mantenga este clima correísta de permanente campaña gubernamental.

En la actualidad Correa (que compite por Alianza País) tiene a sus más fuertes competidores en el empresario Guillermo Lasso (CREO), el ex Presidente Lucio Gutiérrez (Sociedad Patriótica). Se considera que va creciendo la candidatura de Alberto Acosta (UI), el candidato de la Unidad de Izquierda, que por su discurso y por representar a un sector fuerte de la sociedad ecuatoriana (obreros, campesinos, maestros) es muy posible que rompa el paradigma de no hay nada nuevo bajo el Sol, sino que pueda llegar a forzar una segunda vuelta al propio Presidente.

Tras de ellos se encuentra un tanto retrasado, pero dispuesto a invertir con su gran billetera, para revertir las posiciones, el magnate del banano, Álvaro Noboa (Prian), quien ha sido tres veces finalista en las elecciones ecuatorianas.

A los candidatos más “noveles”, Mauricio Rodas, Nelson Zabala y Norman Wray pocos los conocen. Tal vez en sus ciudades. En realidad, salvo una sorpresa mayúscula, es posible que ellos, haciendo una gran campaña, lleguen a un cuarto lugar

En Ecuador se reemplaza las desventajas de no ser el Presidente con una carrera de gran creatividad la misma que se traslada a las relaciones con la gente y a la publicidad. Ya se sabe que Correa no está para desperdiciar una campaña, si cuando no la hay él suele promocionarse y promocionar sus gestiones de Ejecutivo.

Otra ventaja que tiene Correa, aparte de estar en la palestra cotidiana por ser el actual Presidente, y que parece no advertirlo el Consejo Nacional Electoral es la serie de anuncios de ministerios, instituciones estatales y otras dependencias que justamente en tiempo de campaña electoral nos hacen ver las bondades del cambio, gracias al Gobierno.

Un informe de la Corporación Participación Ciudadana da cuenta que tan solo en noviembre pasado, los ministerios y secretarías de Estado difundieron 2.080 cuñas sobre distintos temas oficiales. Esto, sin contabilizar las más de 100 publicidades que se han emitido de forma compartida o de campañas como “Avanzamos Patria” a escala nacional.

El presidente de la función electoral, Domingo Paredes, sin embargo, considera que este tipo de hechos todavía no puede ser rotulada “como promoción electoral, porque la campaña arrancará recién este viernes, 4 de enero”.

Con esta política de un tribunal electoral tan alejado de la imparcialidad, Correa no debiera estar angustiado. El hecho es que ha descubierto que su popularidad no es absoluta y había que descender a la cancha a tratar de hacer alguna movida que le devuelva a los planos preferenciales iniciales.

No sabemos si eso signifique repatriar y apresar a su primo. Pedro nunca entendió que su familiar influyente es capaz de olvidarse de convenios y nexos cuando está en apuros. Ni siquiera los Bucaram que son zorros de la política lo entendieron.

Click to share thisClick to share this