0
enero 20, 2014 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Elemental, “si vas a aclarar algo no rehúyas”

Una bonita forma de evadir las responsabilidades la ha exteriorizado el prefecto guayasense Jimmy Jairala ante la revelación de varias irregularidades en los contratos de la corporación provincial: “nosotros tenemos dos mil contratos y si hay errores (es decir dolo e irregularidades) en 25, 28 o 30 eso es mínimo”, señala el actual personero. Ninguna arruga en la frente y ninguna aparente inquietud, como si tuviese la justicia a su favor. Esto se asemeja a aquel buen hombre que dice que los pecados de su esposa son perdonables, porque de los 365 días del año se portó bien en 360. Claro, si hay gran mayoría de días de abstinencia de esa mujer, se la puede declarar honesta y fiel, si es que el marido así la quiere ver.

Yo creo que Jairala, como cualquier funcionario que tiene una responsabilidad, debe aclarar sus entuertos y hacerlo públicamente. César Monge, su acusador, quiere llegar a un esclarecimiento sobre los presuntos negociados de la prefectura en un debate. Entonces llegó una segunda sorpresa, algo que roza con lo absurdo. Nos ha parecido infantil la respuesta de Jairala con supuestamente hábil ironía populista: “Si Monge quiere debatir, que lo haga con un espejo”. Una pretensión de ridiculizar a Monge, que ha demostrado con documentos de los dolos en la Prefectura, ante lo cual el prefecto opta por evadir tan alto compromiso, ya que no se siente responsable de los errores y observaciones de la Contraloría.

Este miedo a confrontar, que el periodismo oficialistapasa por alto y aún justifica cuando se trata de un socio de la revolución ciudadana, no tiene otra explicación de que hay temor cuando rabo de paja. El público, la ciudadanía, debe comprenderque cuando se trata de poner en claro una acusación de la que una de las partes no se siente culpable qué mejor oportunidad que un debate con el acusador.

Al parecer Jairala no se siente en condiciones de aprovechar la oportunidad y, teniendo a su favor el aparato gubernamental solo se permite aconsejar “que Monge debata con un espejo”, declaración para el aplauso… de los ingenuos. Los ciudadanos que quieren el bien de la provincia del Guayas desde luego que elegirán la opción de que Jairala se presenten persona a esclarecer los pequeños o grandes negocitos.

¿Por qué restar validez a la comparecencia de Jairala en solitario? Porque en solitario él va a decir lo que le conviene y a presentar los papeles que no le perjudican. En cambio, con la presencia de un contradictor (César Monge), por supuesto que no va a haber ese paseo. De tener la razón Jairala quien quedaría mal es su contrincante. Pero al negar el prefecto la posibilidad de un debate, por supuesto que llama a sospechas. Monge debería indagar más, es un hombre valiente, no es aquel político de discurso y actitudes planas que expone generalidades. Va al grano, al tema que ha convocado una reunión. Los puntos son para el candidato de CREO, el que rehúye un debate que es aclaratorio, por supuesto que solo genera rumores, sospechas y malas ideas…

Click to share thisClick to share this