0
junio 24, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

El reino de los publireportajes

Uno de los males de la democracia que va a combatir su excelencia en el cumplimiento de la Ley de Comunicación es la de los publireportajes. Es que estos no son sino publicidad disfrazada detrás de un supuesto reportaje.

Esto significa que a la mayor autoridad de estas tierras no se le escapa la viveza de algunos que tienen cara de “limitaditos” y que aprovechan cualquier ocasión para introducir a los lectores gato por liebre.

Solo, que hay un error en las apreciaciones de su excelencia, porque en Ecuador los publirreportajes provienen justamente de los terrenos oficiales. Son las entidades que manda nuestro régimen las que despliegan una comunicación sin antecedentes, que inclusive está respaldada por los logotipos y más signos de la revolución ciudadana.

Pruebas al canto: ingrese usted a las páginas de El Ciudadano (www.elciudadano.gob.ec), el diario oficialista que habla sobre las acciones del Gobierno.

Por ejemplo, este 23 de Junio, se puede advertir los siguientes temas:

Artistas dan su respaldo a la Ley de Comunicación; La Ley de Comunicación cuenta con el respaldo ciudadano; Ecuador ha dado pasos gigantes para debatir reformas a la CIDH que antes ni se las contemplaba; Con votación unánime, Hugo Chávez, Premio Nacional de Periodismo 2013 en Venezuela. No es difícil advertir que se quiere vender las acciones e ideas oficialistas como temas de opinión invariable, que no tienen oposición ni reparos en el país cuando no es verdad.

No todos los artistas como corporación respaldan el supuesto beneficio que generaría una Ley que promociona extensamente que va a permitir que se promocionen más los hombres de la cultura popular, y se advierte que aún los “beneficiados” no dan exactamente el respaldo a todo el componente de la Ley o por lo menos no demuestran conocerla.

La ciudadanía, con excepción de los incondicionales correístas que sobreviven con el bono y otras migajas del gobernante, ni siquiera sabe exactamente de qué se trata esta Ley, que aúpa generalidades contra el periodismo nacional, como si no hubiese antecedentes de la lucha correísta para amordazar a los medios (la gente de Teleamazonas se fotografió amordazada en 2009), las ganas de cerrar El Universo o bien adueñarse de este importante rotativo ecuatoriano, de enjuiciar y multar por quítame estas pajas a Ecuavisa, Hoy, Expreso, La Hora, Vanguardia, Radio Democracia.

Que Ecuador ha dado pasos gigantes para debatir reformas a la CIDH que antes ni se las contemplaba… Claro que Carondelet hace esfuerzos gigantes por evitar que un organismo que supervigila que no se produzcan condiciones desfavorables o contrarias a los derechos humanos, pero de ninguna manera se han dado pasos gigantes más allá de que a Venezuela, Nicaragua, Cuba, Argentina Y Bolivia tampoco les interesa que se protejan tales derechos y no les importaría que la CIDH amanezca con sus ventanas cuarteadas, tal como ocurrió en la larga noche del nazismo con las sinagogas y comercios judíos la jornada aquella de los cristales rotos, que ocasionó la muerte de 90 personas.

Uno de los temas que mayor controversia ha causado en Latinoamérica y que sin embargo lo trae como si fuese una verdad indiscutible El Ciudadano, titula en su “sección internacional”: Con votación unánime, Hugo Chávez, Premio Nacional de Periodismo 2013 en Venezuela. Una trampa o una mentira gigante. ¿Se le puede ocurrir a alguien dar el premio al adalid de los cierres de cadenas de televisión importantes de Venezuela? ¿Al que ha tratado de humillar a periodistas y medios independientes? ¿Dónde está Globo TV venezolana? ¿Por qué decidieron cambiar a sus accionistas convirtiéndola en un brazo (todavía tenue para disimular) de la revolución bolivariana y silenciando las voces disidentes? Definitivamente, los revolucionarios venezolanos pueden engañarse de cara adentro de sus fronteras, pero que pretendan engañar a través de medios amigos, significa que no les importa el tamaño de la mentira, sino colocarla en la vitrina y punto. Total siempre habrá ingenuos que traguen ruedas de molino.

Definitivamente, nunca ha estado el país en tan alto nivel de publireportajes. Este es el reino de los publirreportajes. Y no solo se dan a nivel de Gobierno central. El Municipio de Quito también derrocha el gusto por la autoalabanza, de lo cual hablaremos en futura entrega. Una autoalabanza que es pagada por los bolsillos no de Correa, no de Augusto Barrera. Publirreportajes pagados por el pueblo.

¿No ha dicho el señor Presidente que las informaciones del periodismo corrupto se las debe contrastar? Sin embargo, en la información suministrada por El Ciudadano

Click to share thisClick to share this