0
diciembre 13, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

El debate y los subterfugios para evadirlo

El debate debe ser uno de los recursos democráticos fundamentales a los que no deben eludir los candidatos. Ha sido muy bien recibida su realización por la opinión pública y por los que quieren empaparse sobre las características y conocimientos de los ciudadanos que aspiran a la conducción de los destinos del país.

Hizo bien la Cámara de Comercio de Guayaquil en invitar para el programa de anoche a los candidatos presidenciales que tuvieron la sensibilidad y entereza de exponer y defender sus propuestas en el foro Debate Presidencial 2013. Los ecuatorianos tienen una razón más para conocer a los postulantes, varios de los cuales aparentemente son desconocidos por gran parte del país, pero que pueden tener una idea brillante que los diferencie en su apreciación del mando de un país.

La institución organizadora, la Cámara de Comercio de Guayaquil, anticipó que los candidatos tendrían igual oportunidad y que por eso se formuló previamente invitación a todos los presidencialistas, aspirantes a llegar al palacio de Carondelet.

De los ocho postulantes, se excusaron dos, que pertenecen a la misma línea política, Rafael Correa y Alberto Acosta. Los otros seis: Lucio Gutiérrez, Guillermo Lasso, Álvaro Noboa, Néstor Zavala, Mauricio Rodas y Norman Wray aceptaron el desafío.

Los temas que fueron tratados en el debate son importantes para la vida pública nacional: inseguridad, desempleo, tributos, derechos civiles, libertad empresarial, democracia, acuerdos comerciales, política internacional.

La Presidencia de la República señaló que la presencia del mandatario Rafael Correa se debía a que “la campaña electoral no ha empezado todavía y recién corre desde el 4 de enero”, convirtiéndose así en un celoso guardián que respeta los tiempos, y como si nos olvidaramos que en sus sabatinas no deja de hacer proselitismo.

Sin embargo, pese a la perorata del cumplidor de las leyes, no hay ninguna ilegalidad en el debate. Hay que poner énfasis que la presentación en un debate no significa exactamente publicidad sino el darse a conocer en sus ideas, para lo cual está muy bien la iniciativa de la Cámara de Comercio, puesto que de ninguna manera ha intentado discriminar a alguno de los candidatos, lo cual hubiese significado que se quiere dar preferencia a alguno de ellos, por ejemplo argumentando que “el Presidente es el único que no nos interesa que venga, puesto que él ya tiene suficiente publicidad e información con sus cadenas y con los noticieros teledirigidos de sus tres canales amigos”.

Pero, esto lógicamente no ha ocurrido y Rafael Correa que ya estuvo en un debate organizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil sabe que no tiene asidero su respuesta negativa, puesto que los organizadores convocaron a todos en igualdad de condiciones.

También se dice que el gran candidato no quiere rebajarse a debatir “con algunos de los cómplices del feriado bancario”, o “los que firmaron la carta de intención”, o los evasores de impuestos”, argumentos que no tienen madurez, puesto que de ser verdad el hombre que tiene esas pruebas puede fulminar a sus adversarios con las mismas. ¿Cree usted que Obama no “descendería” a debatir con Romney solo por ser “vergonzosamente” un hombre de la derecha? Más aún, ¿Cree usted cualquier candidato de todo el Mundo, no iría justamente al debate a desenmascarar al banquero que supuestamente es corresponsable de un feriado bancario?

Enfrentar a adversarios con cola de paja es seguramente otro detalle que hubiese contribuido a mostrar la autenticidad de sus afirmaciones. Por lo que se conoce, Guillermo Lasso no es coautor de ningún feriado bancario, y quien afirme lo contrario debería presentar el documento que certifique la verdad incontrastable. Rafael Correa sabe que para el cumplimiento del fatal feriado estuvieron las firmas de Mahuad Witt, de Ana Lucía Armijos y de otros personajes de aquel Gobierno, pero no la de Guillermo Lasso.

¿De haber sido el presidenciable de CREO un banquero cómplice, habría ido el honesto Rafael Correa a pedirle apoyo económico para su candidatura del año 2006? En todo caso, el que se crea impoluto que tire la primera piedra. Pero, según se sabe, por allí hay candidatos que moralmente deben favores a muchos, desde a banqueros hasta a guerrilleros. Y han hecho convenios con quienes ahora abominan, los roldosistas. Si Correa ha estado pensando en ir a hablar verdades, también tenía que estar preparado a recibirlas. Siga usted evadiendo los debates.

Click to share thisClick to share this