1
octubre 19, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

El ajedrez que llevan a jugar a Alvarito

El camino electoral se encuentra minado y los menos avisados pueden pisar en falso, precipitando su salida de la actual carrera electoral. En este momento, Álvaro Noboa se encuentra, presuntamente buscando acuerdos y para ello señala que ya ha hablado con Lucio Gutiérrez y que ya ha mantenido los primeros contactos con Guillermo Lasso, para invitarlos a unirse y formar una fuerza política.

Lo malo está que Alvarito quiere una unión con una fórmula perdedora, es decir registrarse él en la papeleta como número uno (es decir como candidato Presidencial) y tanto a Lucio Gutiérrez (con el que supuestamente ha hablado) como a Guillermo Lasso les imagina en su papeleta como candidatos a Vicepresidente.

Un político que está empezando, Guillermo Lasso no puede caer en la trampa que le están poniendo desde altas esferas, tal vez desde el mismo Carondelet. No puede atreverse Noboa a proponer al candidato de CREO, que ha iniciado una carrera seria y sólida, ser parte de su círculo, por la sencilla circunstancia que Lasso tiene una proporción de seguidores de 8 a 1 sobre Noboa.

Nos parece más bien que Noboa debería ser realista y evitar gastar millones de dólares en una campaña que no va a ganar y le va a ubicar, lo suponemos, más distante de Correa, es decir más susceptible de que le impongan la dictadura del SRI. ¿Quiere que se le lleven la plantación bananera y los buques, quienes no tienen empacho de hablar de 80 y 40 millones de dólares por un articulito de opinión?

Vamos, Alvarito. No es muy auténtica su oferta. No parece provenir de quien conoce que tanto Gutiérrez como Lasso (en este caso con mucha mayor diferencia) le aventajan en seguidores.

Pero, hay algo que hace que no tomemos en serio lo que propone el hombre del Prian. Es que no vamos aquí a contradecirnos en nuestras hipótesis: Álvaro Noboa es candidatizado contra su voluntad. Le utilizan, para diezmar un poco las aspiraciones de otros que tienen más posibilidades y que pueden pisar los talones en la primera vuelta a Correa y derrotarlo en la segunda.

Entonces, da la impresión de que le han ubicado a Alvarito como un corre ve y dile que permita armar las elecciones a gusto de un poderoso, limpiar su camino. Tan solo el hecho de que Guillermo Lasso aceptara dialogar con Noboa, al otro día El Telégrafo, GamaTV y TC Televisión ya dirían que “dadas las grandes posibilidades de Noboa, Lasso decidió arrimar su figura a la del Prian”, así sea falso este dato.

Hasta aclararlo, simplemente la campaña se centrará en la inseguridad del propio Guillermo Lasso (aunque él esté firme en su convicción de correr por la Presidencia con CREO). Basta que lo repitan cien veces al día los medios que están a disposición del poderoso, que consideramos empuja a Noboa a ser el comodín que vaya neutralizando a Lasso y Gutiérrez.

Sobre esta realidad, que la interpretamos los mal pensados, ni siquiera se percata Noboa. No sabe o conoce remotamente que podría ser utilizado por agentes gubernamentales.

Aunque, si resulta ser verdad la invitación de Alvarito a Lasso y Gutiérrez, significa que el pre candidato no tiene sentido de las proporciones, ignora que ya dilapidó sus oportunidades históricas.

Es cierto que la democracia cristiana y los socialcristianos, en un pacto que tiene costo histórico, birlaron su triunfo de 1998. Es decir, es verdad que mereció haber sido declarado ganador. Pero, de allí a esta parte sus condiciones frente a una campaña electoral se han ido deteriorando, hasta el punto de parecer rídiculas y absurdas sus actuales ofertas: un combo donde hay “carro, casa y empleo para todos”.

Álvaro Noboa, anunció que el 25 de octubre llegará al país desde los Estados Unidos para inscribir su candidatura para las elecciones presidenciales de febrero del 2013. Es decir, es en esta semana que se piensa cocinar su acercamiento a los candidatos opositores con mayores posibilidades. Depende de éstos caer en la trampa.

Vía skype, desde Miami, el empresario guayaquileño señaló que ha mantenido conversaciones con el expresidente y candidato de Sociedad Patriótica (SP), Lucio Gutiérrez, con la idea formar el binomio Noboa-Gutiérrez, “e invitó también a Guillermo Lasso, para que participe de este intento de acuerdo para enfrentar a Rafael Correa”.

Al leer las anteriores palabras entrecomilladas se pensaría que habla como opositor. Pero la idea de los estrategas que ahora rodean al Prian es confundir al electorado, cuya inocencia le lleva a creer que un supuesto pez grande (y Alvarito NO lo es en política) ha digerido a un pez liviano (en este caso, Lasso NO lo es) Pero de la valoración real de cada uno qué sabe la base popular que puede ser direccionada a una idea, la que le interesa a un listo que está más arriba, de lo cual se encarga la maquinaria propagandística más grande que tiene el país y que es la que quisiera enterrar a Lasso si no es con la guerra sucia, con las grandes ideas de sus estrategas.

Estamos convencidos, desde luego, que no debe el candidato de CREO ceder a la tentación de dialogar con alguien que, de acuerdo a la información lo está bajando de su condición indiscutible de presidenciable.

Y así es como suelta su canto de sirena el bananero: "En estas primarias solo se va a elegir el candidato a la Presidencia y dejaremos abierto el postulante para la vicepresidencia, por eso invito a Guillermo (Lasso) a formar junto a Lucio un frente en conjunto, ya que somos las tres fuerzas políticas del país".

Desde luego, sería un orgullo para Noboa tener como vicepresidenciables a dos candidatos que en la realidad tienen mayores posibilidades que él. Pero ese ensayo resultaría muy caro en la primera vuelta, puesto que en la ubicación de las piezas, dentro del ajedrez que sueña Alvarito (o que pretenden los estrategas de arriba) no habría segunda vuelta.

Y lo que más teme Correa es este ballotage (segunda vuelta), instancia en la que Guillermo Lasso tiene la gran opción de sorprender y dar un giro a la historia.

Click to share thisClick to share this