0
febrero 21, 2014 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Desesperación oficial al cierre de la campaña

La presión que enfrenta Mauricio Rodas de parte del Gobierno y de toda la corporación verdealiancista no habían enfrentado ni siquiera los candidatos presidenciales. Es con Rodas que se sienten enfermizamente inseguros de allí que el Rafa decidió olvidarse del problema Guayaquil, donde tiene perdida la pelea con Nebot (al que sin embargo también presionan para que debata) y por eso Correa solo delegó a algún segundón para que ayude de alguna manera a la pobre Viviana, que guapa y todo, joven y todo, bien respaldada por las cadenas del régimen y todo, no le va a ganar al opositor Jaime Nebot.

En el caso de los prefectos, el apoyo oficial a Jimmy Jairala ha sido evidente. No les ha importado las denuncias de César Monge. Pero, cuidado, es posible que el votante no trague ruedas de molino y decida votar por el honesto candidato y frontal de CREO.

En Pichincha, el candidato Rodrigo Gómez de la Torre, ha bregado con esfuerzo para dejar atrás el pelotón secundario y hace sombra al oficialista .

Es la Alcaldía de Quito lo que más pelea Correa. Mejor dicho, se ha dedicado a pelear palmo a palmo como si fuese él el candidato, dejando a Barrera como un monigote que apenas se limita a sonreír tibiamente e intenta decir dos palabras que en seguida le obligan a soltar el micrófono, porque estando el rafa de por medio, es de los que suelen darle tribuna y pleitesía, antes que contrariarle.

Pero, Correa contrariado sí está. Se ha dado cuenta que va a ser bien peliagudo para Barrera derrotar a Rodas, que ha logrado una gran penetración electoral, socavando las posibilidades del candidato oficial.

Mas, según los antiéticos dueños de la patria, cualquier argumento, trampa, movida y sapada son buenos para lograr que su candidato debilucho alcance una notoriedad que no tiene: todos los medios oficiales en cadena han convocado a un debate que supuestamente ha sido pactado para este miércoles a las siete de la noche (19:00). Solo que Rodas no se ha comprometido a tal evento, pues ya debatió y con éxito en Radio Visión, el jueves de la anterior semana.

A raíz de ese debate, tanto Correa como Barrera y todos los oficialistas, andan tratando que las elecciones sean una pulseada entre la absoluta propaganda y apoyo que tiene Barrera versus la supuesta ingenuidad que tiene Rodas. Pero este candidato ha demostrado, pese a su poca experiencia, que tiene buen olfato y no se deja arrinconar. Ya dijo que se sentía satisfecho con los resultados del único debate realizado, pero ya está visto que Barrera no se siente satisfecho y todo lo contrario quiere que sus amigos de las cadenas de televisión oficiales le hagan caer en la trampa a Rodas. Si Rodas decide contestar por cortesía a esa invitación, debe enviar una copia a los medios independientes, pues es posible que los que juegan una guerra sucia digan que “habiéndose comprometido a debatir no vino y ahora escuchemos una hora al único y valiente candidato que ha llegado a este debate”. No creemos que Rodas haga abuso de la ironía y no estaría mal que su comunicación tenga términos amables, pero sin duda una copia a los medios independientes evitará que los desesperados oficialistas aseguren que él habiéndose comprometido no llegó al “debate”.

Correa está jugando contra las reglas. Hay que recordarle que su sabatina fue creada para informar al país de las acciones de Gobierno, no para hacer propaganda de nadie y menos con el dinero de todos los ecuatorianos. Esta ética que parece ignorar el que se cree dueño del país, debe aplicarla el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), porque es inadmisible e inaudito que un funcionario mediocre como Barrera reciba tantas ventajas para hacerlo ganar a la fuerza. Correa debe ser lo suficientemente inteligente para saber que ya es suficiente con el derroche de cadenas en favor de su “candidato”. ¿Cuándo dará cuentas al país de los abusos de los medios públicos y del presupuesto del estado? ¿Cuándo aceptará que ha convertido al país en un caótico “estado de propaganda”?

Click to share thisClick to share this