3
febrero 10, 2015 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Cuentas claras con las cocinas de inducción

En su afán de copar con su imagen y sus grandes obras el escenario nacional, el gran mandatario de las huestes verdes ha inventado un nuevo programa, que es “independiente” de otras cadenas, como la sabatina, el informe de los lunes, el informe de los domingos y las entrevistas estratégicas que le hacen indistintamente los canales amigos (léase, canales correístas, subalternos e incondicionales).

Ya está en el aire un mes el programa Ecuador Noticias, que es diario y tiene el carácter justamente de cadena, porque inclusive tiene el privilegio de ser pasado, quieran o no quieran las estaciones, por canales independientes como Teleamazonas y Ecuavisa. Hasta aquí nada importante, porque se trata de pastillas de supuestas notas positivas donde el principal protagonista es el aparato gubernamental, obras, acuerdos, todo ese sistema informativo que hace lucir a quienes gobiernan como personas de gran presencia.

En medio de estas informaciones claro que pasan noticias de las exitosas cocinas de inducción, las que quiere vender en número de tres millones el mejor comercializador que se consiguieron los empresarios chinos, el único con capacidad de vender en cadenas y sabatinas esos aparatos.

El martes pasado, Ecuador Noticias se destapó con una información que nos deja preocupados. No sabemos si será equivocación pero quieren introducir el aparato por todas las vías posibles. Ahora, Correa ya no quiere solo darnos 43 kilos de utilización gratuita, ahora dice que serán tres años de utilización sin costo de las ahorrativas cocinas “y desde 2018 usted empezará a meter la mano al bolsillo a un precio cómodo “a 40 centavos el kilovatio, siendo que el kilovatio normal está a noventa centavos”. Para nuestro asombro, con este “ahorro” las familias pagarán un promedio de cuatro dólares al mes. Gracias, es una ganga.

Esa cadena seguramente fue vista en todos los canales y tal vez, ojalá, hayan visto aquellos políticos de la oposición. El promedio de gasto de energía eléctrica de una familia llega a los 100 kilovatios, es decir que la cuenta ascendería a 40 dólares, no a cuatro como muy erróneamente lanzó Ecuador Noticias. Las familias no pagan promedios de 40 dólares de electricidad, pagan 16 a 20 dólares y la gente de Correa (Ecuador Noticias) habla de cuatro dólares. ¿Por qué se equivoca tanto el Gobierno?

Además esos 100 kilovatios son sin tomar en cuenta el gasto de la cocina de inducción que según intentos revolucionarios va a reemplazar al gas de uso doméstico, por lo que creemos que sumados ambos gastos los 40 dólares podrían transformarse en 60 u 80. Un costo energético elevado, una política de encarecimiento de la vida de los ecuatorianos. No estamos engañando, el que está engañando es el Gobierno. Es el mayor promotor de las cocinas de inducción, el economista Correa el que debe aclarar bien estas cuentas, compatriotas.

Claro, por un lado quiere liquidar el uso del gas doméstico, que tiene un costo máximo de tres dólares ( cuesta 1,70 y los expendedores a domicilio fijan el aumento que aún así no lo hace caro); y, por otro patrocina la mayor promoción por un aparato doméstico hecho desde Gobierno alguno. Esto nos hace pensar, malamente, lo aceptamos, en un negociado, pues nada más barato para los “inductores” de tremenda campaña que utiliza los medios públicos, los medios pagados por todos los ecuatorianos, para desplegar las bondades de las cocinas de inducción, que deben tener lo suyo, pero ¿qué nos dicen en cuanto a superar en ventaja económica versus la compra mensual de un cilindro? Para desterrar este prejuicio, Rafael Correa debe demostrarnos que el cambio del tanque de gas por la cocina de inducción representa una ganancia para las condiciones de vida, en cuanto a lo económico. Tiene que pensar que la mayoría de ecuatorianos está instalada en el sector popular, aquel que está debajo de los 700 dólares mensuales. No cabe el engaño, economista, ¿cuáles son exactamente las ventajas de abandonar el uso del gas doméstico? ¿Cuál va a ser el uso del gas una vez que no lo usen los ecuatorianos? ¿Se venderá a Colombia y a Perú con precios mucho mayores a los actuales? ¿El Estado, que anda desesperado con su sistema “extractivista” de medios para pagar el colosal aparato de Gobierno, tendrá su parte? No sabemos, dígalo, sin necesidad de adoptar la pose de héroe y benefactor. No nos queda claro que nos digan que al mes se pagaría cuatro dólares por el uso de la cocina de inducción, siendo que el gasto promedio por familia puede llegar a cien kilovatios de 0,40 por kw.

Click to share thisClick to share this