1
agosto 10, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Correa utilizó al roldosismo

Una de las razones porque Rafael Correa fue reelegido fue por el apoyo del partido Roldosista Ecuatoriano. Más antes aún, una de las razones por las que se llegó a la ruptura del congreso ecuatoriano, destituyendo arbitrariamente a 57 diputados, fue por el pacto Alianza País-PRE, que permitió que encuentre el economista menor resistencia, puesto que con los roldosistas simplemente la oposición sumaba 62 diputados, algo más complicado de desvanecer sin que haya verdadero escándalo.

Ahora, en víspera de una nueva etapa electoral, cuando el roldosismo quiere ahora sí ver que el economista cumpla con su palabra, es decir darle la oportunidad al líder populista Abdalá Bucaram de volver al país y postularse para Presidente, sucede que Rafael Correa, siempre dependiente de un resultado electoral no quiere arriesgar y prefiere no cumplir con el partido que lo mismo tiende a resucitar que a verse entre los amenazados de eliminación.

El escándalo de las firmas falsificadas, en el cual está inmiscuido el propio partido gobernante, Alianza País, ha puesto en segundo plano esta pelea que debiera llamar la atención porque representa más del mismo caldo: con la muerte de la partidocracia no ha muerto la vieja política.

Esas prácticas mañosas están en los pactos políticos, en tu situación de oligarca bueno cuando estás a mi lado u oligarca mal si piensas distinto a mí.

Por supuesto que creemos que Rafael Correa pactó con los roldosistas, sino cómo se puede interpretar la alianza de éstos con los gobiernistas durante tanto tiempo? Dalo, el hijo de Abdalá Bucaram afirma que hay fotos de sus sesiones con Rafael Correa.

Desde luego, eso significa que es verdad que hablaron AP y PRE dentro de esos acuerdos que los políticos suelen hacer y que pueden escandalizar a unos e incomodar a otros, pero son solo acciones de hombres no perfectos, de políticos.

Olvidémonos del crisol de valores, de la pulcritud y alta moral con la que pretendió ingresar Rafael Correa a la escena política, el es tan humano y adolece de fallas, por lo que no solo pudo haber pactado con Bucaram, también pudo haber pactado con los indígenas, en su afán de llegar a Carondelet; con la madre de Assange, para que venga a decirnos cosas dramáticas que en el fondo no nos quitan el sueño (solo creemos que no vino con pasajes comprados por ella); con Chávez o Gadaffi.

¿El por qué creemos que legislador Bucaram Pulley mantuvo tres reuniones con el presidente Rafael Correa y el canciller Ricardo Patiño, en el Palacio de Carondelet?

Fácil, porque solo que se trate de un mentiroso contumaz o un loco, ninguna persona en condición inferior es capaz de enfrentar con su demoledora verdad a un magistrado de nivel superior. Éste dirá, prevalido de su posición: “Es mi palabra contra la tuya”

Pero si además de las palabras de Bucaram Pulley hay fotografías de las tres reuniones que en el Palacio de Carondelet mantuvo con el presidente Rafael Correa y el canciller Ricardo Patiño, vienen a ser pruebas que respaldan a sus palabras.

Y, ¿cómo demostra que no hubo acuerdo para garantizar el retorno de Abdalá Bucaram Ortiz?, ¿si los roldosistas ingenuos no son para votar cada vez a favor de las propuestas del régimen? Bucaram Pulley suministra detalles de las citas con el mandatario: la primera reunión se realizó en el 2007 antes de la instalación de la Asamblea Constituyente. Durante el almuerzo, en el que se sirvió salmón, Correa le adelantó que la Constituyente daría amnistías justo a los hombres que previamente había amnistiado Lucio Gutiérrez: Gustavo Noboa, Alberto Dahik y a Bucaram padre. Correa pidió la amnistía para Noboa a la Asamblea Constituyente en enero del 2008; la de Dahik se la solicitó a la Asamblea Nacional en agosto del 2010. Pero no lo hizo en el caso de Bucaram Ortiz. Previamente, según el asambleísta, la segunda reunión fue en septiembre del 2008. “En ella planteé la posibilidad de que el expresidente Bucaram venga al país a ser candidato y que el pueblo lo juzgue en las urnas, si salía triunfador para las elecciones de asambleísta, con la inmunidad parlamentaria venga y fenecían los juicios en su contra”, afirmó el joven roldosista. Dalo no se para en detalles: aseguró que tanto Correa como Patiño tenían una grabación de una conversación entre el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, y el exministro de Gobierno, César Verduga, y su hermano Franklin Verduga, hablando sobre la persecución política contra Bucaram.

“Horrorizado por esas declaraciones, el presidente Correa me dijo: ‘No candidatices a Bucaram para no armar un caos en el ámbito electoral, déjame reelegirme en abril, que yo en junio del 2009 le digo a la Corte Constitucional que resuelva a favor de tu padre la acción extraordinaria de protección que tienes que plantear’”.

En cuanto a la tercera y última ocasión, el legislador contó que se reunió con el jefe de Estado en el 2011. “Me pidió que apoyara la candidatura de Fernando Cordero para presidente de la Asamblea, pero yo le dije que no, porque no ha cumplido los acuerdos del 2007 y del 2009”, dijo.

Hasta que la larga espera se hizo insoportable y fracasó la sociedad Correa-Bucaram.

De allí vienen terribles insultos que se lanzan ambas partes: “Yo no soy Vachagnon, Puerto Limpio, para ir recogiendo basura”, dijo Correa en referencia a Abdalá.

La reacción no se hizo esperar: Bucaram arremetió contra Correa a través de Twitter tildándolo de “cobarde” y “parido por la droga”. Ayer solicitó a sus seguidores que asistan a una reunión, el próximo lunes, para “impedir” que el Gobierno le robe su partido y no pueda ser candidato.

Bucaram junior también insultó al desaparecido padre del Presidente. No queremos repetir el “siembra vientos y cosecharás tempestades”, pero está mal que se ofenda a los padres de los involucrados: al de Dalo y al de Correa. Ambas referencias, con agresividad mutua, no dejan de alarmar y conmover.

Si el señor Correa es hombre de palabra, no debe esperar que insulten a su padre y cumplirla. En el país, el caso Bucaram es de persecución política, ya es hora de que finalice ese episodio.

Click to share thisClick to share this