1
noviembre 27, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

¿Correa mostró la mano abierta a las FARC?

El Mono Jojoy ahora está haciéndose polvo en algún rincón de Colombia, pero no dejamos de recordar que fue él quien declaró, en una conversación espontánea, que las FARC dieron dinero para la campaña de Correa.

El testigo está muerto, pero la sospecha se ha ido introduciendo, por una simple circunstancia: ¿Por qué tendría que declarar una cosa como esas Jojoy? ¿No estaban, supuestamente, Jojoy y Correa en el mismo equipo?

En materia de sicología todo aquello que se afirma entre elementos que están en el mismo bando guarda una relación con los hechos. ¿Por qué no termina de una vez esa serie de rumores, de declaraciones reveladoras, si lo que dijo Jojoy fue algo aislado y (supuestamente) falso?

Seguimos insistiendo, Jojoy no fue ningún sujeto cualquiera, fue líder en las FARC. Lo que dijo él bien merece un punto de atención. Especialmente porque ese comentario realizado al descuido (lo que confiere más sinceridad a su declaración) ha sido repetido por otras versiones e instancias de las FARC, las mismas que se expresan y difunden en el documental “Retrato de un padre de la patria”, realizado por el comunicador colombiano Santiago Villa Chiappe.

Este documental es seguro que no se lo verá jamás en canales abiertos, pero sin duda ya ha sido espectado y va a ser espectado a través del Internet. El Gobierno de Ecuador agotó todas las instancias para que un canal de los Estados Unidos no pueda difundirlo.

Creemos que si es falso el montaje de Villa, para el gobierno ecuatoriano habría sido fácil desmentir la falacia y aún seguirle juicio, obviamente por causar un gran daño a su prestigio. Pero no, a cualquiera que conoce las reacciones de Correa le queda una duda: ¿Por qué al Presidente o al Gobierno no le interesa que se vea un documental si él supuestamente desconoce la versión íntegra del mismo? ¿O ese documental contiene algo que parece genuino?

Los ecuatorianos que no consumimos la utopía “Correa, mente lúcida y manos limpias” nos nacen muchas dudas y, por el contrario, como todo aquel que conoce de una película o libro prohibidos estamos dispuestos a obtener ese documental a través de cualquier secreto enlace de Youtube. Eso va a ocurrir, salvo que Revolución Ciudadana gaste miles o millones de dólares para silenciar eso que nos llega desde afuera y que los consumidores semanales del Enlace sabatino se niegan a dar pábulo.

Como ha ocurrido con otros caudillos que han generado amor y odio, habrá también quien se tape los oídos, se cubra los ojos, y solo vuelva sus entendederas al reprises del Enlace sabatino, porque nada ni nadie le podrá desengañar sobre su intocable hipótesis de la imagen impoluta de Correa.

Hay tres posibilidades en cuanto a la actitud de una persona respecto al Presidente: la del fanático de su causa; la del que razona para conocer a su manera la verdad; y, la del encendido anti correísta, que cree encontrar en todos los pasos del Presidente una actitud sospechosa.

En el momento que yo soy un fanático de Correa y de la Revolución ciudadana, ese documental no me va a llegar, simplemente me niego de antemano a creer en cualquier cosa de lo que dicen de mí Presidente y líder, de esta especie de padre de la Patria… Me vendaré los ojos y taparé los oídos. No te voy a fallar Correíta.

En el momento que soy un simple y normal ciudadano que trato de razonar y no anclarme a todo aquello que pretenden convencerme, de uno y otro lado, tengo el derecho a dudar. Y así como hoy puedo considerar que alguien de mala entraña quiere golpear el prestigio de un Presidente, mañana, ante otra prueba pueden aumentar mis dudas y hasta puedo darme la libertad de sondear un poco de esa verdad e inclinarme al lado de los que cuestionan tantos excesos del poder.

Pero también está el otro extremo, el del fanático anticorreísta, militante de una oposición a rajatabla, capaz de firmar con más convicción y rabia que Emilio Palacio que ese show del 30 de septiembre causó gratuitamente tragedia en varios hogares que están de luto, solo para lograr que alguien salga del hospital de la Policía como un héroe.

E “Retrato de un padre de la patria” es un nuevo episodio de controversia que enfrenta al Régimen ecuatoriano. En honor a la verdad el nombre del periodista y documentalista colombiano Santiago Villa Chiappe apeonas lo conocemos ahora, pero justamente por ser nuevo en esta plaza, es decir por no ser un quemado anticorreísta, su testimonio adquiere dimensión de solidez. El también es un articulista del diario bogotano El Espectador a través del que generalmente hace denuncias.

En el avance del documental, es decir un llamado previo para convencer al espectador de Miami sobre lo importante de su contenido, se incluyeron escenas de un video en el cual ‘Jorge Briceño’, el jefe militar de las FARC, dice, “Ayuda en dólares a la campaña de Correa y posteriores conversaciones”.

En un comunicado de Villa, que fue publicado en el portal de Américas Fórum, aseguró que “el Gobierno del Ecuador logró censurar dentro de EE.UU., un documental sobre Rafael Correa”.

La nota abunda en las presuntas motivaciones por las que la cadena estadounidense América Te Ve no difundió, la noche del viernes último, un controversial documental sobre el Jefe de Estado ecuatoriano. Los comentarios señalan que el título de la producción, de unos 45 minutos de duración, ya resulta provocador (‘Rafael Correa: Retrato de un padre de la patria’).

La nota de Villa Chiappe dice en uno de sus reveladores párrafos: “El documental, que no tiene voz en off y que expone en palabras de sus propios protagonistas temas como la supuesta financiación de las FARC a la campaña presidencial de Rafael Correa, en el 2006, los hechos del 30 de septiembre del 2010, la persecución a líderes sociales e indígenas, la lucha del Gobierno contra la libertad de expresión y el acoso jurídico al ex jefe de seguridad de la familia presidencial, ha generado tal temor en el Gobierno del Ecuador que este no ahorra esfuerzos para realizar exitosas campañas de presión sobre los canales que pretendan emitirlo”.

Se conoce que canal con sede en Miami decidió cancelar la exhibición del material. Lo hizo, a pesar de que días atrás había lanzado un anuncio especial de 12 minutos de duración sobre el mismo, en ‘A mano limpia’, uno de sus espacios con mayor sintonía y que es conducido por Óscar Haza.

Mucho tuvieron que ver en esta suspensión la Embajada ecuatoriana y los hermanos Alvarado Si eso ocurre en un país ajeno a los problemas nacionales y, supuestamente ajenos a la presión que vive la prensa en Ecuador, ya nos imaginamos lo que podría ocurrir si un medio ecuatoriano se decide a difundir “Retrato de un padre de la patria”.

Click to share thisClick to share this