0
noviembre 12, 2012 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

CNE, a contabilizar las cadenas anti-rivales

Hay varios temas que se tornan ineludibles en este momento electoral. Todos ellos hay que deshojarlos, aunque hay uno que merece que al CNE no le metan gato por liebre, de lo cual hablaremos luego. Bueno, en principio, varios medios de comunicación decidieron escribir sobre el reingreso de AbdaláBucaram a la arena electoral ecuatoriana, jugada que cambia el tablero político. Obviamente, esta noticia es importante, no solo porque sin duda es un impacto el retorno bucaramista, a una campaña que no se presta para ser anodina y nos viene con estas y otras sorpresas, luego de aquel conato de confusión que nos quiere conmover cuando antes nos señalaron que AukiTituaña va a ser expulsado de Pachakutik y que está impedido de ser el candidato vicepresidencial de CREO, el movimiento que lidera Guillermo Lasso Mendoza. En realidad, los ataques a Tituaña no solo se originan en la supuesta indignación de Pachakutik, sino en todas las artimañas del Gobierno para evitar que la campaña de Guillermo Lasso tenga un buen trayecto (Lasso, en cambio, afirma que “mejor, los caminos difíciles son los que nos hacen fuertes). Lo cierto es que los ataques a Tituaña parten también del Gobierno. Miren lo que dice Pedro de la Cruz, el asambleísta de Alianza País:“En esos traidores (AukiTituaña) no hay que creer porque es una decisión personal, nuestras decisiones siempre han sido colectivas. El legislador gobiernista, que se pertenece a la Fenocín, indicó que no fue una decisión del movimiento indígena apoyar la candidatura presidencial de Guillermo Lasso sino que es una decisión personal de AukiTituaña apoyar a los “verdugos de siempre (sic). Nosotros jamás estaremos con la oligarquía”, reiteró. Sin embargo, en materia de traición a los suyos, Pedro de la Cruz justamente se quedó callado cuando el Gobierno decidió detener la marcha indígena en todas las carreteras de la Amazonía y de la Sierra. La marcha indígena llegó robustecida a la Plaza Grande, pese a la campaña gubernamental y las cadenas. De todo esto se calló Pedro de la Cruz, quien sí puede figurar como traidor del Movimiento Indígena. Otra de las sorpresas de la campaña es la conformación del binomio oficial. Jorge Glas Espinel, ministro de Sectores Estratégicos, no es el virtuoso de la política ni la gran sorpresa que nos esperábamos. Bastante modesto, a nuestro entender el equipo que se presenta a competir por el lado vicepresidencial, en nuestro concepto y respetando otras opiniones más versadas. Jorge Glas es un ministro del régimen que estaba pasando como un anónimo de la lista de funcionarios, pero su nombre alcanzó notoriedad porque resulta que su padre, Jorge GlasViejó, es perseguido por la Justicia. ¿La razón? Una menor de edad, quien ya dio a luz una criatura, lo denunció como su violador, cuando fue el hombre director de una escuela. “No importa, nada tienen que ver el padre y el hijo”, dirán los que defienden la responsabilidad personal de los pecados, pero hay que medir a los actores con el mismo rasero: el Presidente descalificó a Dalo Bucaram, por ser hijo de Abdalá Bucaram, de quien dijo que era una basura. Seguimos creyendo que Glas hijo es diferente al padre, pero en este caso su trayectoria está opacada por las ejecutorias que se mencionan en la crónica roja y, según trasluce, no es el gran candidato vicepresidencial que nos esperábamos los ecuatorianos. El retorno de un histriónico de la política como Abdalá siempre generará expectativas, pues se trata de uno de los políticos odiados y también seguidos por muchas personas. No sabemos hasta donde sea verdad el retorno de Abdalá Bucaram Ortiz a la escena política. Por lo menos el PRE lo ha postulado oficialmente.Y, como no podía ser de otra manera, para aumentar el suspenso, el expresidente aceptóser candidato a la presidencia por el roldosismo, vía skype, retransmitido para un gran público, durante la Convención Nacional que realizó el PRE en el hotel Oro Verde la misma que se extendió durante dos horas y media. La imagen del líder populista se proyecto desde Panamá, vía skype, y dada su aceptación, todo indica que la pelota que está en manos del CNE quema duro. La compañera de fórmula del exmandatario será la asambleísta esmeraldeña Denny Cevallos Capurro. Es decir, se pusieron de moda las fórmulas mixtas: Abdalá-Denny Cevallos; Alberto Acosta-Marcia Caicedo; Álvaro Noboa-Anabela Azín; y Norman Wray-Ángela Mendoza. Hay que ver el perfil de los personajes que postula el PRE para optar por una curul por la Asamblea: irán Abdalá Bucaram Pulley, Gabriela Pazmiño, Richard Barker, Andrea Macías, Fernando Vinces, Luigi García, Cristian Garzón y Emilio Espinoza. Nos permitimos dejar lo más importante para el último: es inadmisible que el CNE se quede impávido con la serie de cadenas emprendidas por Correa para atacar las campañas de sus más fuertes adversarios. No puede ser que documentales larguísimos donde se responsabiliza supuestamente a Guillermo Lasso del feriado bancario y a Lucio Gutiérrez de haber traicionado a sus seguidores no sea contabilizado. Además se enarbola un ataque plagado de mentiras. En el caso de Guillermo Lasso al país le consta su ninguna responsabilidad en el feriado bancario, sin embargo por haber sido banquero ya le quieren poner a la misma altura de los financistas corruptos que dieron dinero a Mahuad a cambio de su apoyo en el salvataje bancario. El caso de Lasso es diferente. No niega su pasado de banquero, pero él dirigió un banco muy solventemente y no necesito del salvataje. Y si fue así, ¿por qué acudió a él el presidente Correa, cuando era candidato, a que le ayude en la financiación de su campaña? En el caso de Gutiérrez, que este ex presidente en el encuentro con George Bush hijo, desde luego éste un pésimo gobernante, haya dicho que Ecuador pretende ser un buen aliado de los Estados Unidos, en un acto protocolario, no tiene tanta gravedad como, por ejemplo, hacerse de la vista gorda cuando el Estado le facilita contratos jugosos al hermano del Presidente (ocurrió en el caso de Fabricio Correa). Eso sí es prohibido y una traición al país que creyó en el Gobierno de las manos limpias. En un acto protocolario se permite los acercamientos entre dos figuras, eso no es un demérito. ¿Alguien diría que esta mal que Correa haya felicitado el triunfo de Obama? No. Desde luego hay que tener civilidad en todos los actos. Los candidatos deben llamar al CNE y a Participación Ciudadana a que contabilice el millonario gasto en cadenas anti-rivales.

Click to share thisClick to share this