0
enero 14, 2013 Publicado por Edgar Jara en la sección Editoriales

Candidatos privilegiados y utilización de los símbolos patrios

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dado pruebas de su gran lealtad y su gran dependencia a la revolución correísta. En todo el país está circulando un afiche de grandes proporciones que dice “Ya tenemos Presidente” y con el pretexto de que ya nos han ahorradoel esfuerzo de pensar y que yatenemos ese funcionario, el correísmo utiliza nada menos que la imagen de su candidato y la bandera y los colores patrios, que supuestamente están prohibidos de ser utilizados en campaña.

Los especialistas del marketing oficialista seguramente estarán frotándose las manos, porque les ha salido genial esta “puesta en escena” de esta visión de Presidente. Un poco el tono es: “Mire ya no busque más, ni gaste la materia gris, que Presidente ya hay, el que le presentamos aquí, ¿para qué elegir otro?”

Por cierto los creativos de Alianza País en la realidad no han dicho alg nuevo, porque nadie va a negar que tenemos Presidente, siempre lo hemos tenido, por lo menos siempre durante el ejercicio de todo período constitucional.

Nos damos cuenta que los sabios de la Publicidad aprovechan que la mente humana, sobretodo la de los menos preparados para resistir a la “magia” de la inducción, va a asimilar como una esponja esa imagen real posicionando o reposicionando a Correa como Presidente, ¡eureka!, “todo nos salió redondo, Juan Pueblo ya sabe que tenemos un Presi, el mismo que le estamos vendiendo”.

Tras el efectivo combo (personaje más símbolo patrio) todo parece un golpe impecable. A pagar con gusto, mi “Presi” a Vinicio Alvarado y a todos los genios que ponen en el subconsciente colectivo la imagen del que Gobierna sumado a los colores y símbolos nacionales. ¿Quién se va a oponer a tamaña audacia? Claro, “los antipatria, los desleales, los amantes de la oligarquía, los ciegos seguidores de Lasso”.

Pero, esta crítica que tiene sustento, hay que decirlo, no proviene solamente del candidato de CREO, también lo dijo ayer domingo en su recorrido por los mercados del sur de Quito el candidato a asambleísta de Sociedad Patriótica, Gilmar Gutiérrez que reparó locales comerciales con el “inocente cartel” de Correa y la banda presidencial sumados a los colores de la bandera de nuestro país.

Para entender lo que han rechazadoestos dos dirigentes de los partidos con másposibilidades de forzar una segunda vuelta, CRE y Sociedad Patriótica, hay que señalar que las campañas electorales han reglamentado noprecisamente en la época de la revolución ciudadana, sino desde mucho antes,la no utilización de los símbolos patrios en los anuncios electorales, justamente para evitar que su manejo sirva para que candidatos malos, mediocres, buenos y hasta sobresalientes o anuncios de las mismas calidades tengan una imagenque, indiscriminadamente, desvalorice o devalúe el símbolo nacional.

En el año 1988, el Tribunal Supremo Electoral de entoncesle prohibió al candidato Frank Vargas Pazzosutilizar los sagrados colores, lo cual fue acatado por el político manabita.

El Consejo Nacional Electoral debe tomar cartas en el asunto inmediatamente, pues al utilizar los símbolos patrios un candidato, este se convierte en un elemento aventajado para la clase de elector que justamente se halla en la base social y que no disponede mayor instrucción, es decir no está al tanto de disposiciones que ponen en estatura similar a todos los candidatos.

Por lo demás, claro que tenemos Presidente. Se busca uno nuevo que tenga espíritu democrático, que no abuse de sus poderespara vendernos la idea de que ya no hay necesidad de buscar un cambio, puesto que diferentes víctimas de su intolerancia han sido: profesores, estudiantes, periodistas, policías, indígenas, políticos de tiendas diferentes a la suya, fiscalizadores como Galo Lara, César Montúfar y Enrique Herrería, que han experimentado agresiones o amenazas, corroborando lo difícil que es en nuestro país tener la etiqueta de opositor.

Cuando dicen “ya tenemos Presidente”, ¿están interpretando acaso los adláteres del “favorito” que éstetiene licencia para quedarse el tiempo que quiera o es dueño del poder? Vamos, en Ecuador debe haber libertad para escoger, solo un débil mental puede necesitar que le den escogiendo. Los ecuatorianos somos libres para elegir y libres también para saber que nos están vendiendo un candidato atado a un símbolo patrio… Como para que no nos perdamos los electores.

Click to share thisClick to share this